Gloria La Riva: La candidata de la que nadie habla

El próximo 8 de noviembre los habitantes de los Estados Unidos eligen nuevo presidente y, distinto a lo que muchos piensan, los aspirantes no son solo Hillary y Trump. Gloria La Riva se presentará como candidata presidencial por Partido por el Socialismo y la Liberación (PSL), una opción radicalmente opuesta a las tradicionales.

bervum



  • Por: Juan Carlos Fernández


    - ¡Voy a construir el más grandioso muro que hayan visto!

             (La gente enloquece)

  • - ¿Y quién va a pagar por él?

  • - ¡México, México!, responden en coro.

Trump sonríe arrogante, los tiene en el bolsillo. Este escenario se repite en todos sus eventos. Los estadounidenses más reaccionarios lo adoran - y cuidado que son bastantes-. Make America Great Again. El multimillonario de la extraña cabellera rubia parece inmune a los escándalos. Lo que hace un par de años parecía imposible, ya no lo es tanto. Donald Trump es el candidato del Partido Republicano y la presidencia está peligrosamente a la vuelta de la esquina.

Pero Hillary también sonríe. La corporación mediática, primero, y Sanders después, sirvieron la mesa. Bienvenido el amor ciego de los medios, chao viejito progresista. El camino demócrata, en algún momento sinuoso, se abrió para Clinton. Atrás quedaron los "si soy Presidente voy a bombardear a Irán" y "Destruir a Siria es la mejor manera de ayudar a Israel". Elecciones el 8 de noviembre: Xenofobia vs Guerra. Y que gane el menos malo.

En el medio deambulan los estadounidenses que consideran que ninguno de los dos es una opción sensata. En el medio combate Gloria La Riva y el Partido por el Socialismo y la Liberación, una de las propuestas de izquierda para Norteamérica. Y "en el medio" es un decir. En realidad, La Riva y el PSL se encuentran lo más lejos que se puede estar de una victoria. En el excluyente sistema electoral yankee, más allá de los demócratas y los republicanos, no hay lugar para muchos, y menos para hoces y martillos.

Esto no detiene a La Riva. Ella sabe que no puede ganar. En 2012, obtuvieron un insignificante 0,01% de los votos. Está consciente de que su lugar es otro, en la militancia de la idea, no en una silla del congreso. Hace meses, el pasado 9 de julio, mientras Donald Trump recaudaba fondos en la mansión de un multimillonario en New York y Hillary Clinton ofrecía un discurso en un lujoso centro de convenciones, Gloria La Riva estaba presa. Protestaba junto a cientos de vecinos en Baton Rouge, Luisiana, contra los infames asesinatos de afroamericanos cuando fue arrestada. La Riva, candidata presidencial de 61 años, presa por protestar pacíficamente. Las múltiples caras de la política. Los flashes igual daban brillo a las cabelleras rubias de los de siempre. Gloria La Riva sabe que no puede ganar, no es el objetivo siquiera. Para la candidata de la que nadie habla, el éxito no se mide en votos, sino en conciencia.


La candidata presidencial fue arrestada mientras protestaba contra la brutalidad policial


- ¿Cómo surgió el Partido por el Socialismo y la Liberación?

Nosotros formamos en 2004 el partido, durante el mandato de Bush, aunque muchos pensaban que serían tiempos difíciles para conformar un partido socialista. Pero nosotros creemos, y se ha probado, que fue el mejor momento, con lo que significó el presente de guerra, ocupaciones, el surgimiento de más y más pobres mientras que los ricos se acumulaban. Hemos visto, a partir de 2004, tantos acontecimientos en este país: la lucha del occupy, la lucha por el incremento al salario mínimo, la lucha nacional en contra de los asesinatos contra jóvenes negros y latinos por la policía, entre otros. Nosotros hemos experimentando un crecimiento, desarrollo, maduración y tenemos mucha esperanza de este tiempo y el futuro para las luchas.

- ¿Y cómo están actualmente?

Estamos radicados entre otras ciudades en New York, Boston, San Francisco, Washington, Los Ángeles, San Diego, San José de California, Florida, y otras ciudades y otros estados. Es un grupo mayormente joven. La gran mayoría son jóvenes de 20 y pico de años, jóvenes que se han unido en recientes años, lo cual es una buena señal, están mostrando interés por el socialismo en este país. Es un reto enorme.

- En un país radicalmente anti izquierdista ¿Por qué socialismo?

Tenemos mucho sobre nuestros hombros, tenemos responsabilidad doméstica pero también internacional, porque vivimos en la sede del imperialismo más grande y poderoso del mundo, militar y económicamente. . Nosotros en EEUU nunca podemos alejarnos de esa cuestión de tener que educar a nuestro pueblo de a oponernos a la necesidad de cualquier agresión, injerencia de los EEUU. A fin de cuentas, es aquí donde tenemos que cambiar. No solo solidaridad internacional, sino cambiar este sistema, que es la causa principal de la guerra, ocupación, represión, pobreza, destrucción del medio ambiente, muchos problemas.

"Después de la Segunda Guerra Mundial el anticomunismo fue la religión de este país"

- En el caso hipotético de que su partido llegase al poder ¿Cuáles serían sus puntos de acción, sus primeras medidas, al mando del país?

Buena pregunta, y es bueno que mencione usted la palabra hipotéticamente, porque no estamos ni cerca de la idea de que un socialista pueda ser presidente, y ni ganar suficientes lugares en el Congreso por ejemplo. Hay 100 senadores, 330 y pico congresistas y solo uno se llama "socialista", Bernie Sanders, senador de Vermont.

Entonces si nosotros fuéramos elegidos a la presidencia lo primero que haríamos, como comandante en jefe, sería cerrar inmediatamente las más de 800 bases militares en todo el mundo. Retiraríamos todas las tropas y buques de guerra, todo el armamento de EEUU. Desmantelar el pentágono, usar ese ese presupuesto para crear trabajo, para reconstruir la infraestructura, ir contra Wall Street. Hay mucho para reconstruir el mundo.

- ¿Cómo ve a los dos principales candidatos a la presidencia: Hillary y  Trump?

Trump es obvio es un racista bien reaccionario. Ha nombrado a los mexicanos y latinos como el enemigo, excusas para reprimir y expulsar del país. Ha dicho que va a prohibir a los musulmanes del país, algo muy xenofóbico y es una lástima porque mucha gente le cree, le apoya. Todos han vivido, y están viviendo todavía, una mentira de los políticos como Trump y también Clinton a quien consideramos como una neoconservadora, forma parte de toda esa gente que apoyó a Bush padre y Bush hijo. Si gana Clinton vamos a ver más guerras más genocidio. Estamos preparando manifestaciones grandes en Washington para enfrentar al próximo presidente, demócrata o republicano. Porque va a ser necesario.

- ¿Y Bernie Sanders?

El fenómeno de Sanders fue muy importante por dos razones principales: primero que ayudó a levantar esa neblina que cubría los ojos y la mentalidad del pueblo de los EEUU que pensaba que el comunismo era el peor de los males. Después de la Segunda Guerra Mundial el anticomunismo fue la religión de este país. Segundo porque su campaña ha ayudado mucho en levantar ideas que los liberales, capitalistas, habían abandonado hace más de 35 años: la idea de educación pública gratis, el derecho a la salud, la capacidad de vivir con un salario mínimo digno. Aunque es socialdemócrata y dice que es socialista democrático, Sanders ha ayudado mucho. En esta campaña podemos decir somos socialistas, nos ha quitado esa cortina que obstaculizaba el discurso.

Si fuese Sanders el presidente, lo primero es que con sus promesas y exigencias, demandas, la gente esperaría un cambio. Algunas podrían haber sido posible, quien sabe, pero también tenemos diferencias y no somos ingenuos respecto a su posición, su historia, su política. Bernie Sanders es imperialista, Sanders apoyó los fondos para los bombardeos en Gaza, Sanders apoyó la guerra en Afganistán, y recientemente durante la campaña apoyó sin duda las sanciones a Corea del Norte. Igual, a pesar de esas diferencias, consideramos que fue importante su campaña para ayudar a los socialistas a continuar con las movilizaciones, organizaciones y lucha.


La Riva hará dupla con Eugene Puryear en su boleta presidencial

- Siguiendo el hilo del tema de Bernie Sanders: ¿Cómo cree que debe hacerse para instalar un proyecto socialista en EEUU? ¿Una propuesta social demócrata como la de Sanders o a través de una revolución popular?

Para esos cambios que yo propongo se necesita una revolución realmente. Hablar de otra cosa es falso, te estoy diciendo lo que se tendría que hacer. Con una revolución, con la lucha del pueblo que ya no puede con esta mentira del capitalismo. Yo propongo unidad en la lucha, despertaría a la gente con la verdad y este pueblo podría, y lo será en un futuro, progresista, revolucionario, antirracista e internacionalista.

La social democracia no es la respuesta. Porque en tiempo de crisis capitalista, que estamos viviendo actualmente a la misma escala del 29, la pobreza se acumula. Es el tiempo para la izquierda, movilizar y educar la urgencia del socialismo como única respuesta a estas crisis.

- Yéndonos al ámbito internacional, quisiera conocer su opinión sobre el caso de Venezuela. ¿Cuál es su opinión respecto a lo que está sucediendo ahora? ¿Cuál cree deba ser la salida a esta crisis actual que presenta el país?

Pues defendemos fuertemente a la revolución bolivariana, aunque sabemos que hay contradicción, como por ejemplo que la burguesía está ahí con su poder económico y es un problema mayor para Venezuela. Nosotros consideramos que el gran desafío que enfrenta Venezuela es el imperialismo de EEUU. No se puede hablar de lo que debe o puede hacer Maduro, si no hablamos y exponemos el crimen de Washington, desde el comienzo de la presidencia de Chávez, de promover  golpistas, de intentar constantemente acabar con el gobierno. Ahora en estos meses, usar a España, a Rajoy, junto a ese bochornoso proceso de Luis Almagro en la OEA. Podemos ver que España estaba lista para afirmar que en Venezuela había una crisis humanitaria como dijeron antes del bombardeo de Yugoslavia por la OTAN. Puro pretexto para intervenir.

El problema para Chávez era que tenían que depender en las elecciones, con cada elección tenían que probar la legitimidad. No se puede escapar de ese proceso aún.


"Estamos preparando grandes manifestaciones en Washington para enfrentar al próximo presidente, demócrata o republicano. Va a ser necesario"

- También está el escenario europeo con el Brexit ¿Cómo cree que afecta esto en la configuración mundial?

Es algo muy complicado, hay mucho pasando y todavía no podemos predecir lo que va a pasar. La UE surgió, se formó, con la dirección de EEUU después de la 2da guerra mundial con la idea de estabilizar a Europa y mantener el capitalismo, mantener su dominio en estos países. El problema de esa cuestión de salir o mantenerse, es que con la UE cuando los trabajadores intentaban luchas o huelgas, la UE exigía que sacrificaran más, es neoliberalismo, es la idea de enriquecer a los burgueses y empobrecer a los pobres.

- El referéndum del Brexit generó también que muchos pusieran en duda la utilidad de las elecciones directas en estos temas ¿Qué opina usted de esto? ¿Cómo ve el sistema electoral de EEUU?

Tradicionalmente las elecciones de EEUU son muy represivas a los partidos alternativos. Para un partido postularse en las elecciones presidenciales es necesario ir a cada uno de los 50 estados a inscribirse para aparecer en la boleta electoral. Por ejemplo, en California se requieren más de 150 mil firmas para conseguir el estatus de partido en California. Eso es generalmente imposible porque requiere millones de dólares. En Colorado directamente se requiere un pago de 1000 dólares. Es un reto enorme. Por eso es que los socialistas somos muy marginados en las elecciones, sin embargo, nosotros a pesar de la imposibilidad de ganar o tener un asiento en el congreso es necesario llegar a la gente. Toda la población está completamente envuelta en ver quién va a ser el presidente. Y los socialistas tenemos que estar en esa elección para hablar con la gente.

Sanders, por ejemplo, tenía decenas de millones de dólares y aun con eso no pudo derrotar a Clinton, porque ella a principios de las elecciones tenía más de 700 delegados comprometidos a ella sin haber sido elegidos. El partido demócrata, a partir del 68, creó un fenómeno interno para en el futuro controlar por siempre quien sería su candidato, un candidato listo para la guerra. Ellos iban a asegurar que Sanders no llegara a la nominación. Completamente antidemocrático, pero cuando uno dice que para ser presidente se requiere más de mil millones de dólares, eso no puede llamarse democracia.



Juan Carlos Fernández