Universidades paralizadas: infamia gubernamental

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

Universidades paralizadas: infamia gubernamental

Al día de hoy las cinco principales universidades del país cumplen cuatro meses y medio sin actividades académicas. Las matrices de opinión son muchas y muy diversas dentro de la comunidad universitaria pero en algo si concuerdan todas, independientemente de la posición e ideología política en la cual militen: no hay voluntad política por parte del gobierno para resolver el conflicto universitario que ha tenido medio año (solo este 2015) a los estudiantes en el más profundo ocio.

Entre el paro efectuado en el año 2013 y el que transcurre este año ya van dos semestres perdidos, lo que equivale a un año entero de universidad en completo ocio académico para nuestros jóvenes. El gobierno en el acuerdo emanado de la Asamblea Nacional el día tres de noviembre del presente año realizó una exposición de motivos en la cual  dadas sus consideraciones propuso una serie de herramientas para dar solución al conflicto, esta propuesta básicamente desconoce y deslegitima las razones que alegan los profesores y trabajadores universitarios, pero lo más importante es que esa propuesta también se quedo en la nada ya que a quince días exactos de la formalización de la propuesta, no ha sucedido absolutamente nada.

En este juego de responsabilidades entre el gobierno y las autoridades universitarias, los primeros acusan a los segundos de malversar los fondos que se le otorgan a la institución, si esto es así y el gobierno tiene las pruebas (las cuales asumo debe tener para realizar tales acusaciones) ¿Por qué no mete presos a los corruptos y soluciona el conflicto universitario convocando a unas nuevas elecciones universitarias?

La realidad es que los profesores que se encuentran en el escalafón más bajo de la tabla (contratados e instructores) quedaron por debajo del sueldo mínimo y ya sabemos cómo va la vida hoy en día en este país con seis mil bolívares mensuales repartidos en dos quincenas (de los cuales además se devengan seguro social y demás)

Mi madre, quién trabajo durante 25 años en la academia militar y que con la ayuda de su cátedra se formaron el Sr. Diosdado Cabello, el Sr. Francisco Arias Cárdenas, Sr. Miguel Ortiz Contreras y de quién me siento aún más orgulloso el Comandante de la revolución Hugo R. Chávez Frías, hoy por hoy luego de tantos valiosos años de formación a nuestra gloriosa FANB ella recibe un sueldo de quince mil bolívares mensuales, lamento comentar que su sobrino de 19 años recién llegado a la aerolínea Laser gana (siendo del escalafón más bajo, cuarenta mil bolívares mensuales y su nieto, apenas bachiller trabajando en una franquicia de comida rápida con menos de un mes de trabajo gana la misma cantidad que ella sin tener ni la maestría (titulo) ni la experiencia de haber dedicado su vida al país y a la formación de nuestra FANB. Quien ayer debía ser objeto de admiración por sus logros y su relación con la historia contemporánea de Venezuela, hoy es objeto de lastima por parte de sus familiares quienes deben completarle el sueldo para que pueda sobrevivir y quien como ella misma dice “es de esas personas a las que les falta sueldo y les sobra mes”

De este modo, considero que la petición de reajuste del salario profesoral es justo y el gobierno revolucionario debe garantizarles un ingreso digno consecuente con sus meritos, ya que es ahí donde se encuentra el impulso para que nuestros jóvenes deseen proseguir una carrera de conocimiento y no una de acumulación de capital. Habiendo expuesto esta realidad me pregunto ¿Por qué el gobierno no asume con seriedad la necesidad de la asignación de un sueldo digno a nuestros profesores de educación superior? ¿Por qué han tardado tanto en resolver un problema que debe resolverse de cualquier forma? Sea mediante la destitución de las autoridades, sea respondiendo a las peticiones de los trabajadores. Lo que realmente no es posible y definitivamente dejará una huella en la historia del mandato del Presidente Nicolás Maduro, es permitir que los estudiantes sufrieran con unas universidades paralizadas ante la mirada estática e INDOLENTE del gobierno que se hace llamar REVOLUCIONARIO Y HUMANISTA.

 

Marcel Punceles