PARA LA CONCERTACIÓN…..

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

PARA LA CONCERTACIÓN…..

La fórmula política ejecutada desde la fundación de la república, replicada en el pacto de punto fijo y más recientemente por el proyecto del ex presidente Hugo Chávez ha llevado al país al descalabro económico. En 1830, los sectores económico y militar inconformes con los resultados políticos de las guerras de independencia desarrolladas en territorio nacional nos dejaron una población con mayor cantidad de jefes militares que civiles hambrientos de poder y de mando: comandos de de militares dispersos en las distintas regiones del país organizaron un sistema político de acuerdo a sus necesidades, lo cual desembocó en las más sangrientas guerras civiles que ha tenido la república y que culminaron con los 27 años de la dictadura de Juan V. Gómez, en 1908. De 1830 a 1908, fueron casi 8 décadas en  los cuales dos factores políticos representados en Oligarcas y Liberales que atropellaron a la población, saquearon las arcas de la nación, acarreando enormes deudas con grupos económicos porque el dominio de un bando sobre otro e ideas políticas sin contenido lo valía, no importaba si para ello debían destruir el país. La oligarquía territorial asentada desde la colonia se afianzó en el poder, excluyendo del juego político a otros sectores económicos que venían emergiendo como producto de la profundización del capitalismo en Europa. Por otro lado, los liberales lograron sumar en su propuesta de Federación a las masas empobrecidas y descontentas a las cuales les serían otorgadas la tan ansiada libertad e igualdad; pero esta propuesta, sólo serviría para aglutinar apoyos y reclutar soldados en función de intereses exclusivamente políticos. Es así como estos dos bandos, se adueñan del país, lo saquean y lo moldean a placer para su beneficio personal. Mientras esto sucedía en Venezuela, las otras ex colonias de América avanzaban entre dificultades, pero dirigidas por clases políticas con mayor conciencia nacional a otros niveles de desarrollo.

En los próximos gobiernos: populismo, corrupción y militarismo serán las características fundamentales del Estado Nacional, legitimadas en las diferentes constituciones de turno. Estas características serán sembradas como “valores” en la mentalidad de los venezolanos. Por tal razón, no ha sido ninguna casualidad que las elites políticas se hayan aprovechado de esta situación para planificar acciones en función de atemorizar para replegar a la población en los momentos de descontento o desaprobación sobre la gestión pública. Al pacto de Punto Fijo (1958), se vuelve aplicar la receta anterior: se diseña un modelo bipartidista, excluyente, con una democracia que no termina de afianzarse y que se desvirtúa en medio de prácticas políticas viciadas y signadas por el pasado, degenerando en su agotamiento ya a finales de los ochenta del siglo pasado. Los partidos asociados en el pacto y los otros sectores que le hicieron el juego sacan sendos beneficios, produciendo una sociedad clientelar que favorece su permanencia hasta 1998 cuando las condiciones que dieron origen al Pacto de Punto Fijo favorecieron con el voto castigo y de forma inevitable el ascenso de un militar a la presidencia de la República. En 1999, una nueva constitución viene a materializar –en teoría-  un proyecto de mayor inclusión y amplitud pero que como las anteriores replican el populismo del pasado. Para ello, se crean nuevas instituciones que alejadas de la esencia democrática y modernizadora incumplen el Estado de derecho creando anarquía y crisis.

Con la polarización creada a principios del “gobierno bolivariano”, se vienen a reproducir las prácticas políticas del Pacto de Punto Fijo: se construye un factor político de gobierno haciendo uso que nos otorga la historia para hacer creer a la población que son todo lo opuesto total y distinto de los factores tradicionales. A estos factores se les ubica como los grandes enemigos del sistema, cuando en realidad se reflejan en ese mismo espejo. La población –pueblo- viene a ser el concepto preferido de sus discursos y emplean todos los calificativos más persuasivos para unos ciudadanos que han sido víctimas ya en el pasado de gobiernos como estos.  Estas formulas políticas destructoras de desarrollo y esperanza ya vienen siendo rechazadas por las fuerzas sociales del país: distintas investigaciones ya vienen revelando hoy, como son miles  los venezolanos que claman por fuerzas políticas equilibradas, que permitan superar la crisis a través de acciones democratizadoras hacia la construcción de un país verdaderamente incluyente. Porque la salida política del país, no es la anulación de los que piensen distintos; porque la salida a la crisis es la aceptación de todos los que piensen diferente. Si las fórmulas políticas revisadas anteriormente han representado un fracaso, es porque están apartadas de los elementos culturales e históricos de nuestra venezolanidad, relegando así a la sociedad y a todo lo que ella representa. Es a partir de nuestra esencia pluricultural, que debe ser diseñado nuestro sistema político porque el bienestar de los ciudadanos está en centrar lo social por encima de lo político.

 

P.D: La impunidad y complicidad del Ministerio Público y Contraloría General de la República han permitido que los sectores políticos gobernantes hayan ocasionado un enorme fraude a la nación. Mientras unos ciudadanos huyen a tierras extranjeras buscando mejores oportunidades, otros se quedan siendo arrastrados por los efectos de un modelo político y económico que debe ser sustituido.  

 

MARISOL BUSTAMANTE/marisolmele31

POLITÓLOGA

DIRECTORA DE ONG DIVERSIDAD Y CAMBIO

diversidadycambio@gmail.com

 

   

 

Marisol Bustamante