Los Chavistas-No-Maduristas

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

 

Omar Gómez

@omarfgomez

 

Hay muchos camaradas que se declaran chavistas pero no maduristas. Y aunque para los revolucionarios esto es un sinsentido, es conveniente hacer algunas consideraciones al respecto.

 

Los Chavistas-No-Maduristas son los que argumentan, como un Lei Motiv, que Chávez no hubiera permitido que pasara lo que en la actualidad está pasando, que Chávez hubiera hecho otra cosa o que Chávez estaría tomando decisiones que ya habrían terminado con la crisis que tenemos. Estos son los mismos revolucionarios que, de manera acartonada y dogmática, quisieron calcar modelos en Venezuela sin que consideraran nuestras características especiales y peculiares. Quisieron importar un socialismo soviético o cubano cuando en Venezuela requeríamos un Socialismo Bolivariano.  He ahí la grandeza del Comandante que señaló que nosotros debíamos ser forjadores del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI.

 

Los Chavistas-No-Maduristas no entienden que las situaciones que vivió Chávez y Maduro no son las mismas. Chávez pudo enfrentar el golpe de 2002 y el revocatorio del 2004 con unas condiciones económicas diferentes a las que tenemos en el 2015, en donde hay una disminución importante de divisas por los precios del petróleo y en donde hay unos aumentos en alimentos constantes a nivel internacional, con escenarios de recesión y triunfos regionales de los factores de derecha.

 

Los Chavistas-No-Maduristas son los que creen en el salto al vacío. Piensan que Maduro no ha dado la talla, que no está a la altura del cargo que ejerce, pero entonces se quedan en ese salto al vacío porque no proponen una alternativa, o en el mejor de los casos, se quedan en una marea de propuestas que no cristalizan porque no asumen con claridad, como lo hacía nuestro Comandante, lo que veladamente insinúan. Otros, abiertamente le hacen el juego a la oposición golpista y asesina, llamando a no votar por los candidatos del PSUV y del GPP, y dejando abierta la posibilidad de que gane la derecha y que con eso se desencadene una serie de eventos que conlleve a un golpe parlamentario, entre otros escenarios sombríos. Incluso hablan de un voto castigo, sin imaginarse que lejos de voto castigo, eso sería un voto de autocastigo y de suicidio.

 

Para más ceguera, los Chavistas-No-Maduristas piensan que la guerra económica es una invención del Presidente Maduro, que no hay tal guerra, o que de existir, debería ser una guerra sin lesiones, sin sangre y sin molestias para todos. No entienden que esta guerra declarada por el Imperialismo se traduce precisamente en golpear despiadadamente en nuestra alimentación, en nuestra seguridad, en nuestras familias y en agredirnos directamente a todos.

 

Los Chavistas-No-Maduristas son los que, cuando estaba gobernando el Comandante, decían que Chávez era el gran líder a seguir, pero que sus equipos, que sus apoyos no servían para nada. Y resulta que los equipos eran designados por el propio Chávez, además, ¿cómo pudo lograr el Comandante esa gigantesca obra de gobierno sin ese gran equipo de revolucionarios que lo acompañaron? Continuando con esa mentira de los Chavistas-No-Maduristas, ahora señalan que muerto Chávez, lo que queda no sirve. Mentira: para ellos la Revolución siempre fue el enemigo a derrotar, porque precisamente, esos Chavistas-No-Maduristas son enemigos de la Revolución.

 

Por último, a los Chavistas-No-Maduristas se les olvidó que nuestro Presidente Obrero fue el Canciller de la Patria por muchos años para luego ser el Vicepresidente y terminar siendo designado aquel 8 de diciembre de 2012, por nuestro Comandante, como el primer Presidente Chavista de Venezuela ¿Se equivocó Chávez? de ser así, es algo contradictorio con lo que dicen los Chavistas-No-Maduristas, quienes afirman que Chávez no se equivocaba pero Maduro sí.

 

Para terminar, los CHAVISTAS siempre declaramos, como lo dijo nuestro Comandante, que nuestra posición firme, plena, como la luna llena, irrevocable, absoluta y total es de lealtad a la Revolución, al Socialismo,  a nuestro Presidente Maduro y al legado de nuestro Comandante.

Omar Gómez