Leyes chimbas, igualitas a su autor

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

Una vez más, vendiendo el diván, el heredero del muerto difunto sacó un par de decretos que dejan claro cuál es el razonamiento filosófico (por decirlo de alguna manera) y la calidad legislativa que tienen él y sus validos.  Tales adefesios aparecieron publicados en la Gaceta Oficial varios días después de haberse vencido el lapso para que el Ejecutivo pudiera emitir leyes por vía habilitante.  Pero eso no parece ser óbice para el régimen ni sus áulicos: imagínense que ya los decretos por los cuales se declaraba estado de emergencia en varios estados limítrofes perdieron su vigencia y la frontera sigue cerrada.  O, más bien, entornada; porque los uniformados encontraron otro filón para su enriquecimiento: ahora —además de que siguen cobrando por dejar pasar gasolina, pañales, aceite y demás cosas de las que escasean por aquí— reciben los pagos de las personas que tienen, de necesidad, que cruzar “la raya” por las trochas.  El estado de derecho en la zona fronteriza sigue siendo violado por los mismos que debieran defenderlo.  Mientras tanto, las FARC y el ELN pasan como Pedro por su casa para vacacionar y cobrar vacuna con la vista gorda del paisano suyo que reside en Ciliaflores.

 

Pero vamos a lo que veníamos: las leyes chimbas.  La primera que se viene a la mente es la de Régimen Cambiario.  Vuelve a penalizarse el que alguien informe a cómo es que de veras está el dólar.  Según ellos, los inexistentes tipos de 6,30, 12,50 y 200 son los que pueden ser enunciados; el otro —el que dicen por ahí que sobrepasa los 800— no puede ser mencionado so pena de que lo manden a uno para Uribana, El Rodeo o Yare.  Pero eso no impedirá que los únicos que tienen acceso a esos tipos preferenciales, los enchufados robolucionarios, lo sigan vendiendo con ganancias extraordinarias.  La intención de ocultamiento es tal que, paradójicamente, se pena más fuertemente la información sobre el dólar paralelo que por el uso indebido de este.  Fíjense: para la difusión de información sobre el tipo de cambio se establece prisión de 10 a 15 años.  Mientras tanto, el uso indebido de las divisas obtenidas a cambio oficial tendrá una pena de entre 3 y 7 años.  O sea, para el régimen la defraudación a la nación es menos importante que silenciar el derecho que tenemos todos a la libertad de expresión.  ¡Fin de mundo!  Pero es que entre bomberos no se pisan las mangueras: ellos son los principales prevaricadores en ese ramo…

 

Otra ley chimbísima de Nicky es la que sacó sobre el Banco Central.  ¡Con esta sí que es verdad que se la comió!  Se pasa por la bragueta por lo menos cuatro o cinco artículos de la mejor Constitución del mundo.  Para empezar, según el decreto, el ente emisor podrá otorgar créditos “al Gobierno Nacional y a entidades públicas cuando objetivamente exista amenaza interna o externa a la seguridad u otro perjuicio al interés público".  O sea, regresamos a los tiempos de El Cabito.  Esto contraría la parte segunda del Art. 320 constitucional: el BCV “no estará subordinado a directivas del Poder Ejecutivo y no podrá convalidar o financiar políticas fiscales deficitarias”.  Pero, claro, ¡qué es una raya más para un tigre?, eso es lo que ha estado haciendo la directiva del banco a partir del “billoncito” que le concedieron al eterno que se murió, ¿se acuerdan?  Ahora lo que se hace es convalidar el statu quo imperante desde hace 17 años.

 

El nortesantandereano, siguiendo el consejo de su compatriota Laureano Gómez, quien recomendaba: “tapen, tapen”, ahora quiere evitar que el BCV haga lo que la Constitución le manda en el Art. 319: “…rendirá cuenta de las actuaciones, metas y resultados de sus políticas ante la Asamblea Nacional”.  Ahora, según la “sapiencia” ciliaflorina, los directores del BCV podrán clasificar algunas informaciones como confidenciales o secretas y tendrán la potestad de darle o negarle estas a la AN o sus comisiones.  ¿De ser así, dónde quedaría la primera línea del antes citado 319, que pauta que el banco “se regirá por el principio de la responsabilidad pública”? 

 

Productos del mismo cheque en blanco que los manganzones hoy exdiputados del oficialismo le extendieron al ilegítimo —y de la misma ineptitud de este— son otros decretos-leyes que apuntan más a ganarse el voto fácil que a solucionar los colosales problemas que tiene Venezuela por el desgobierno rojo.  Entre ellos destacan el de la modificación de las “cestas-ticket”, que dispone que se les pague el almuerzo a los trabajadores, así no vayan a laborar por flojera; la de “inmovilidad laboral”, que no dejará que la empresa levante cabeza, y la de “precios justos”, que harán eternas las escaseces y las largas colas.  Trabajo perdido el de Nikolai y sus partidarios: el venezolano del común no se comió esas añagazas baratas y usó la cabeza el 6-D.  Ahora el intento es por hacer nugatoria la decisión del soberano.  Vamos a ver si lo logran.  Que lo dudo…

hacheseijaspe@gmail.com

Humberto Seijas Pittaluga