La violencia que viene

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

Igual que antes, la oposición venezolana demuestra que es un fraude. Este 20 de junio comenzó la validación de las firmas, pero ya van con un plomo en el ala, pues muchísimas de esas firmas se saben que no son legales, y que no van a ser validadas. La MUD tiene clara conciencia de eso, así como también de las derrotas sufridas en la OEA, en donde un organismo que tradicionalmente ha estado al servicio del Imperio,  ahora ha dado muestras de cambio en el seno de algunos países miembros.  Esto no quiere decir que en este momento la OEA es un organismo progresista o comprometido con los pueblos, para nada. Pero si podemos señalar que haber objetado la posición del Sr. Almagro, que pedir perdón por la invasión gringa a República Dominicana en 1965 y además, con respecto a Venezuela, pedir y propiciar el diálogo y no el aislacionismo, todo esto, son muestras de cambios en los países que integran la OEA.

 

En medio de la Guerra Económica, la oposición también ha tenido otra derrota:  ha sido no poder generalizar la violencia, no haber podido mantener los focos de disturbios y no lograr que pueblo se lance en una escalada violenta de saqueos y robos. Les ha fallado todo: el paro de transporte, las convocatorias a marchas, los conatos de disturbios, en fin, no han hallado como subvertir el orden.

 

Además, la intensa campaña de mentiras y falsedades que llevan por los medios de comunicación y por las redes sociales, no ha logrado que el descontento del pueblo se vuelque hacia un apoyo político para la oposición. Al contrario, cada día la gente que se dejó engañar con la consigna de "ni una cola más" o que hablaron de la "última cola", hoy día ven de manera evidente la mentira, que ahora se traduce en un mayor rechazo hacia la Derecha Opositora.

 

Por estas razones, hay dos hipótesis que cobran fuerza. La primera es que el Referéndum Revocatorio no podrá llevarse a cabo este año, por lo que se haría el próximo año y el mismo implicaría, en el peor de los casos, que se traspasa el poder a un Camarada del equipo de Gobierno. En esta primera hipótesis, la respuesta de la oposición sería la de no aceptar el referéndum por no satisfacer el objetivo de ellos que es tomar el poder. La reacción sería apelar a la violencia.

 

En la segunda hipótesis,  la derecha opositora, confiando en su fuerza y en sus aliados internacionales, arreciará la campaña de desestabilización y guerra económica para hacerse con el poder por una vía violenta o forzando al Presidente a renunciar.  Además a la oposición le costará aguantar la campaña en donde se muestra a Ramos Allup que en menos de seis meses Maduro iba a entregar el poder.

 

En ambos casos el escenario que se prevé es el de la violencia. Esto no son buenas noticias para nuestro pueblo, al contrario, con todas las dificultades que estamos atravesando, tenemos además que prepararnos para los escenarios de violencia y confrontación que prepara la oposición. Esto va a exigir profundizar el trabajo de base, el trabajo comunal, sindical, organizativo, implica también sacudir al partido y colocarlo de cara al compromiso histórico que significa preservar la paz. Debemos desarrollar un gigantesco esfuerzo organizativo, con espíritu unitario para afrontar la arremetida que, irremediablemente, prepara el Imperialismo a través de sus tarifados en el país.

 

¡¡ Chávez Vive !!

Omar Gómez