La navidad más pobre

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

                                                             La navidad más pobre

Si bien es cierto que el espíritu navideño radica fundamentalmente en el compartir familiar, nadie así se considere el más socialista, comunista o izquierdista puede negar que este espíritu es influido en parte importante por la abundancia de productos en el mercado y la capacidad de adquirirlos. Esto no quiere decir que las personas más humildes no celebran la navidad debido a su pobreza, por supuesto que no, lo que significa es que incluso para las personas más necesitadas del país esta época del año representa una época de abundancia, ya que la gente de mayores recursos realizan donaciones, las amas de casa regalan las cosas que ya no consideran útiles, las asociaciones sin fines de lucro regalan juguetes etc. De esta forma se va tejiendo un entramado social que permite que la abundancia en mayores proporciones de las clases medias y altas repercuta positivamente en el espíritu navideño de las clases más necesitadas.

Hoy por hoy, para nadie es un secreto la profunda crisis económica que atraviesa el país y sin ánimos de caer extensamente en el tema de las responsabilidades (de lo cual considero ya bastante se ha debatido) el hecho de que la economía no se mueva como debería, radica principalmente en la caída de los precios del petróleo debido a que no hay divisas para importar los bienes que todo el año han sido esperados por el pueblo. Recuerdo un comentario que me hizo un vendedor de ostras semanas atrás en el pueblo de higuerote: “uno el pobre, espera esta época del año para salir a comprarse el microonda, la cocina o la neverita que le haga falta, explíqueme usted señor como hago yo para comprarme una nevera que necesito con mi trabajo” La verdad es que este comentario me tocó profundamente porque allí yacía un hombre con su color de piel moreno acentuado por el inclemente sol,  cargando un tobo de ostras sumamente pesado para finalmente vender la docena de ellas a 200 bs. Una nevera en daka, tal y como había  constatado un par de semanas antes de su comentario, de la escasísima oferta que había, la más barata costaba 300.000 bs (y del otro modelo ni hablemos por qué no entiendo como hay gente que gana dinero para comprar una nevera en millones de bolívares) realmente el señor tenía razón ¿Cuántas ostras tenía que vender durante cuánto tiempo para recolectar el dinero? Y aun más trágico ¿será que cuando por fin logre recolectar el dinero después de mucho esfuerzo y llevar más sol que una teja, valdrá lo mismo la ansiada nevera?

La verdad Srs. Ministros, diputados y Sr. Presidente, es que el pueblo no está muy interesado en las razones filosóficas, ideológicas o metafísicas por las cuales un producto no está disponible en el estante o peor aun por qué después de tantos meses de trabajo al llegar la época de esperada abundancia resultan ser más pobres que al principio del año, la realidad que el pueblo entiende es que simplemente no tiene dinero para comprarse lo que anhelaba (si es que esta disponible) y realmente no se puede juzgar a nadie de consumista o materialista por querer comprarle a sus hijos o comprarse así mismo después de tanto esfuerzo, unos zapatos o cualquier otro producto que necesite.

Lo mismo sucede con los ingredientes para la ansiada hallaca, si no es por el precio de los ingredientes es porque no se consiguen,  “si no me agarra el chingo, me agarra el sin nariz” a todos aquellos que no entiendan la desmoralización y la frustración que trae a un ser humano el no ver materializado el fruto de su trabajo, los invito a compartir con aquellas personas que todos los días salen a la calle intentando forjar un camino honesto y digno para su familia.  

Independientemente de cuáles fueron y o puedan ser las causas que nos mantienen en esta crisis económica, el gobierno tuvo y siempre ha tenido la posibilidad de dar el tan esperado “golpe de timón”, sin embargo ha preferido permanecer estático, regalando lotes de productos que benefician solo a una minoría que ha tenido la suerte de ser seleccionada para recibir ese beneficio.

Vendrán tiempos mejores, supongo…

puncelesmarcel@gmail.com

Marcel Punceles