La marcha del 1ro de mayo

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

Omar Gómez

@omarfgomez

 

La marcha realizada este domingo primero de mayo por parte de la clase trabajadora venezolana la podemos describir como impresionante. Pero también es reveladora de las inmensas reservas morales con las que cuenta la Revolución. En primer lugar hay que decir que, a pesar de la situación de Guerra Económica que atraviesa el pueblo venezolano, la marcha fue numerosa, nutrida y combativa. En segundo lugar, hubo dos elementos que siempre conspiran contra las grandes concentraciones y que en esta oportunidad fueron superados por el pueblo trabajador: la lluvia y el largo asueto que precedió a la marcha.

Como ya lo hemos aprendido quienes analizamos con mucho detalle el lenguaje encubierto de los medios de comunicación, este lunes 2 de mayo, los titulares de la prensa hablaron por si solo de la importancia de esta manifestación. La portada más reveladora fue la del Nazi-onal, no por lo que dice, sino por lo que oculta. Resulta que en su portada no hay ni una sola mención a la marcha obrera del 1ro de mayo.

Esa portada del Nazi-onal revela lo que está ocurriendo en el país. Los trabajadores, los que estamos sufriendo los embates de la Guerra Económica, seguimos fieles a la Revolución. La fidelidad de los trabajadores y su capacidad de movilización son invisibilizadas por la derecha y su pasquín, porque saben que ellos son el bastión de la Revolución.

En ese sentido, la política de movilización permanente ha sido acertada. Los revolucionarios no podemos dejarnos quitar la calle, es allí donde  hemos defendido la Revolución y la seguiremos defendiendo. Es también el escenario en donde jamás hemos perdido la mayoría, nadie en este país se moviliza como los revolucionarios.

Sin embargo, vemos que ante las jornadas de recolección de firmas por parte de la oposición para solicitar la activación del referendo revocatorio, tenemos una gran debilidad. Luego de la derrota del pasado 6 de diciembre, es posible que los números no nos den, ya que es posible que algunos de nuestros participantes sigan confundidos por la Guerra Económica o estén hastiados por sus efectos perversos. Tal vez no tengamos la mayoría actual, pero la misma debe ser construida. En tal sentido es urgente rescatar el trabajo del Camarada Bernardo Ancidey ( http://patriayautogestion.blogspot.com/2016/05/aqui-tampoco-votan-los-pobres.html y en http://www.aporrea.org/ideologia/a227114.html ) en el cual se asegura que quienes menos votan son los pobres.

En dicha investigación, se demuestra con estadísticas cómo los sectores pudientes votan en mayor proporción, logrando con eso superar el voto de los pobres. Analizar con detalle ese artículo nos dará las líneas a seguir para poder volver a ser la mayoría contundente a la que nos acostumbró nuestro Comandante, bien sea abriendo nuevos centros de votación, mejorando el acceso a los centros, y enfocando la campaña a estos sectores.

No podemos cometer en este nuevo proceso electoral que se avecina, los mismos errores, haciendo las mismas acciones que nos condujeron a la derrota del 6D. La marcha del 1ro de mayo debe llenarnos de optimismo y esperanza, además de marcar un hito en la derrota del imperialismo en nuestro suelo patrio.

Omar Gómez