Fútbol de inferiores y acefalía Federativa. Conversación improvisada con Kenneth Zseremeta (parte I)

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

“yo creo que estás jugadores no saben nunca que la Federación o cualquier ente les va dar algo como en el masculino que piensan que adelante hay un premio después que ganan a Colombia o Argentina… nuestras jugadores no tienen ese complejo”

Con un cuarto lugar en un mundial, Kenneth Zseremeta ha puesto a una selección de fútbol vinotinto donde nadie ha podido, “El arquitecto del fútbol femenino” publicó El Nacional en referencia al técnico panameño. Con esto como alimento del ego, el por ahora técnico de la selección femenina sub 17 tendría ganado todo el derecho para comportarse como el típico entrenador déspota y prepotente que abunda en el los equipos venezolanos; Nada más lejos a la realidad, estando en una playa de Margarita lo vi sin complejo de superioridad alguno cargando el agua de sus jugadoras a quienes les había otorgado un día de descanso de los largos días de trabajo a tres turnos en su preparación para el suramericano de la categoría que se disputará en Venezuela en 2016, y otorga los cupos para el mundial de Jordania del mismo año.

En la improvisada conversación que tuve con él encontré un tipo no solo preocupado por su equipo o el fútbol venezolano sino por el estado del deporte más popular del mundo. Sin mas les dejo la primera parte de lo conversado con el profesor.

    I

Fútbol de inferiores y acefalía Federativa.

AH: Los éxitos y resultados que esta teniendo recientemente el fútbol femenino en inferiores parecen producto de un trabajo más sistemático que en el masculino, ¿usted considera que esa es una realidad?, ¿hay trabajo sistemático en el fútbol femenino y en el caso del masculino se trata de éxitos esporádicos?.

KZ: Yo creo que no sólo en Venezuela, sino en muchas partes del mundo en cuanto al fútbol de categorías juveniles no se habla de procesos sino de generaciones de relevo, porque la palabra “procesos”, es que cuando tu pierdes te tienes que ir, en cuanto a la generación de relevo, es que la persona está trabajando en una línea de tiempo donde sabes que al final vas a llegar a un éxito que está medido en el tiempo y en el trabajo. -Yo se lo manifesté a la federación cuando llegue-, creo que nos adelantamos un poco con el tema de Trinidad y Tobago, que no esperábamos recibir ese primer hallazgo positivo y haber clasificado, teníamos muchas carencias, muchas necesidades, muchos obstáculos dentro de la estructura, ya que no existían categorías juveniles como la sub17, se encuentran jugadoras en lo que se llama generación espontánea, pero ellas se han ido manteniendo hasta llegar a selecciones adultas, o sub20.

Esta generación (la actual sub17) si viene ya con un trabajo. Ya sabiendo nuestras necesidades, la preocupación de trabajar en distintos aspectos, se crea dentro de la estructura la categorización, o sea ya hay torneo sub15, ya se habían añadido niñas al sub14 en lo masculino, eso ya te afirma que tú puedas tener un universo de jugadoras en todo el país, hablamos de 100 niñas que puedan jugar en la categoría y eso es otra cosa. Entonces te encuentras con jugadoras importantes -que lógico no las vas a repetir porque nadie es igual-, pero no dejan de crecer jugadoras todos los días dentro de esa estructura que la tienen los clubes profesionales de hombres.

Lo sistemático está en que se ha mantenido el mismo entrenador, que se hace un plan nacional y que se apunta verdaderamente a no el fracaso o el éxito, sino que las generaciones vayan pasando y si no logran los objetivos en el tiempo, los logran en la siguiente etapa, como pasó con el sub20 reciente que se clasificó (al mundial de la categoría) qué es una sucursal de este grupo , ahora nosotros tenemos la obligación con la sub17. ¿Que pasa cuando se terminen esos dos eventos? Hay que ir apuntando a la sub15 que es de la que nos venimos preocupando, yo le dije a la federación pero tú sabes lo que está pasando en la federación que hay una acefalía una anarquía.

AH: ¿cómo afecta esa situación de acefalía dentro de la federación a su trabajo y el de las muchachas?

KZ: De cierta manera estamos acéfalos por que el presidente está en las cuestiones que tiene y yo creo que hasta que no pasemos ese proceso político dirigencial y que sepamos quienes son los que llevan la manija del fútbol femenino no podemos establecernos en un proyecto verdadero y positivo .

Hay muchas circunstancias, a veces yo creo que cuando se involucran personas que no tienen que ver con esto desde la federación, ahí la gente se comienza a equivocar y son obstáculos que se nos presentan -que no están fuera sino en el mismo país-. Entonces es lo que tú mismo me decías, la gente apostando al fracaso del entrenador, que ya ha pasado en el fútbol masculino cuando un entrenador está más de 4 o 5 años -le pasó a Richard Páez y a Farías- comienza la gente a verle los defectos y no las virtudes, y eso es lo que ha pasado con nosotros, ya vienen el descontento, comienza la gente a desvirtuarte a desvalorizar lo que tú eres, te tocan lo más sensible que es tu familia, te tocan la tranquilidad y en eso la Federación no ha sabido cuidar la imagen del entrenador nacional, porque no hay un respeto por lo que tú haces.

Hoy en día el futbolista y el entrenador es una persona que se va a divertir, no es un profesional como un médico un arquitecto. Ya la FVF y el fútbol nacional merece una homologación a nivel de técnico superior dentro de la carrera a nivel de gaceta oficial, somos profesionales que trabajamos con humanos y no se ha dado esa valorización y bueno, yo digo que el éxito de nosotros ha sido por dos cosas muy importantes, uno nosotros nos manejamos muy transparentes, sin hacerle daño a nadie, sin buscar el lucro y el beneficio económico, -porque aquí verdaderamente la paga, vamos a ser sinceros, lo discutía con los entrenadores, es cero, aquí una remuneración no existe, es más que todo un trabajo social- y lo segundo es el fervor y la abnegación de las jugadoras, yo creo que eso es vital, yo creo que estas jugadores no saben nunca que la Federación o cualquier ente les va dar algo como en el masculino que piensan que adelante hay un premio después que ganan a Colombia o Argentina… nuestras jugadores no tienen ese complejo, lejos de esa ambición yo creo que mas allá de lo que está sucediendo sobre ese conflicto de intereses que tienen nuestros jugadores masculinos, nuestros entrenadores y la Federación nos hemos alejado del patriotismos y del amor por la camiseta.

Alesandro Houseman