Fracaso del "Modelo Economico Chavista"..por las colas...¿Quien es el verdadero responsable?

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

Industriales, Supermercados o Gobierno

Por: Pedro Patiño

Aunque las colas de ciudadanos venezolanos y extranjeros no las inventó el chavismo, si existe una matriz de opinión orquestada desde los grandes medios nacionales y extranjeros de comunicación de masas, para imputarle esta responsabilidad sólo al gobierno central. Primero hay que aclarar que estas colas no son tan numerosas como la gente cree. Solo con un ejercicio visual desde una cola, nos daremos cuenta que, existen más personas, transitando por las cercanias del supermercado de turno sea caminando, o en vehículos que quienes estan en la cola. El día a día del ciudadano no es interrumpido para hacer colas. Hay más colas de carros en las autopistas con gente adentro que quienes van hacerlas en un expendio de productos. Los invitó hacer ese experimento.

Lo otro que debemos estar claro es que el gobierno central no produce todo lo que supuestamente escasea en el país, sólo algunos rubros complementarios, el grueso de la producción y de la distribución lo realiza el empresariado y el comercio privado. Por aqui, en artículo anterior, hablamos del problema de la Distribución. Tampoco en este aspecto distributivo el gobierno central tiene mayoría, pero si responsabilidad para con los ciudadanos. El problema de la distribución, la cual no es equitativa, lo vemos en municipios de Carabobo, la distribución se concentra en la llamada "Gran Valencia", mientras en sectores populares, caseríos, y la costa no llega nada o muy poco, teniendo estos compatriotas que migrar a los centros de acopio y venta, produciendo las colas y la escasez momentánea de rubros esenciales. Una sola encuesta nos daría la razón. En esa Gran Valencia, municipios: Valencia, Sandiego, Naguanagua, el 70% de quienes pernotan desde la madrugada hasta que se agote la mercancía provienen del sur de Valencia, Carlos Arvelo, Puerto Cabello y hasta de San Felipe. Todos ellos ciudadanos humildes, otros bachaqueros de profesión.

La otra variable comúnmente utilizada por la derecha-MUD-AN y medios de comunicación hostiles al chavismo es sobre el "No otorgamiento de divisas" a los productores privados para cancelar sus compromisos con sus proveedores internacionales. Es verdad que existe una deuda privada, pero sabemos que ninguna empresa del ramo industrial ha paralizado su producción. De ser así, la hambruna y el estallido social se hubiese consumado. Si ha bajado en algunos rubros la producción, pero no a los límites que algunos disociados quieren hacer ver. Sino, demos un paseito, por diferentes sectores donde existe el bachaquerismo buhoneril, así como en la frontera, y en las islas del caribe, y veremos millares de productos hechos en Venezuela con fecha de expiración reciente. Todo es un mito bien elaborado. Los industriales tienen divisas, quien puede creer que el grupo Polar no tiene músculo financiero para traer sus propios insumos. Y así muchos. Lo que en verdad existe es una especie de chantaje que entra irremediablemente en la esfera política, y se debe a que, los grupos económicos nacionales y supranacionales, desean salir del chavismo lo antes posible, Antes que se revierta la crisis económica o suben los precios del petróleo.

Todo esta orquestado. Una de las grandes puntas de lanza es el sistema de comercio y supermercados. Es imposible que nadie del gobierno central haya tomado cartas en este asunto. Los grandes abastos, supermercados e hipermercados, obligan al ciudadano a concentrarse en colas bajo un sol inclemente teniendo productos que muy bien pueden vender desde sus anaqueles, los comerciantes chinos también caen en esta jugada, y negocian mucho con efectivos de nuestro ejército que al fin y al cabo son ciudadanos, pero que por llevar un uniforme no lo hace privilegiado sobre otro compatriota.

En fin este mito de las colas, sólo se lo creen los que perdieron la fe, y los siempre disociados de la derecha. Con una férrea distribución de productos equitativamente en todos los sectores, incluyendo el casa por casa en algunos sectores alejados acabaríamos con este mito, que bastante daño hace al ciudadano de a pie.

Saludos Cordiales.....Venceremos!!

Pedro Patiño