Explosión en el PSUV

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

Hace unos meses atrás, luego de la derrota que tuvimos el pasado 6D, se hicieron toda clase de balances, de análisis y de profundas autocríticas. En el seno del Partido se dieron muchas discusiones y se elaboraron papeles de trabajo en el que se propusieron un conjunto de acciones con miras a recuperar los espacios perdidos y el nivel de apoyo de nuestro pueblo.

En nuestro caso, se planteamos cuatro grandes líneas de acción (ver http://www.aporrea.org/actualidad/a223839.html) las cuales se resumen en:

· Territorialización de la actividad del Partido.

· Separación de la alta dirigencia del Partido de los cargos de Gobierno.

· Máxima Democracia, empezando por la renovación y legitimación de las autoridades del Partido, en todos los niveles y en todas las instancias.

· Sobre los principios del PSUV: expulsión de los militantes incursos en hechos de corrupción, contrabando o bachaqueo, hablar con la verdad y tener instancias que controlen el funcionamiento y la honestidad de los militantes.

Estas propuestas son de carácter organizativo y siguen teniendo plena vigencia. En el orden ideológico y programático, el Presidente del Partido ordenó la creación del Congreso de la Patria para dar la discusión más amplia posible para la reconstrucción y el reagrupamiento de las fuerzas progresistas del país.

Luego de más de seis meses, el balance que hacemos es negativo. No hemos avanzado en lo organizativo, se ha profundizado la Guerra Económica y, aunque hemos tenido algunas victorias, se siente al Partido fuera del escenario político. No se ve al Partido en el día a día, acompañando al poder popular, enfrentando la campaña mediática contra el pueblo o convocando a movilizaciones de calle.

Por ejemplo, hemos hecho marchas y concentraciones por la mujer, contra el imperialismo, por los afrodescendientes, por los obreros, por PDVSA, por los jóvenes y estudiantes, por los CLAP, etc. Sin embargo, aún no hemos visto una marcha del PSUV mostrando todo el poder de movilización y de convocatoria. Nunca hemos visto al PSUV movilizarse a la embajada gringa para manifestar ante quiénes representan al golpismo y el intervencionismo. Allí es donde queda la duda, ¿será que algunos piensan que al no haber diferencia PSUV-Gobierno se entendería la protesta como una agresión diplomática?

Las paredes de nuestra ciudad también están mudas, no aparece casi ninguna expresión de protesta o rechazo al intervencionismo gringo o a la Guerra Económica. El Partido aparece también ausente de las instituciones y de las discusiones sobre cómo enrumbar la economía. Aunque participamos en el Congreso de la Patria, el Partido no ha tenido propuestas que se hayan discutido en profundidad desde las bases. Por otro lado, la Derecha aparece envalentonada, haciendo que muchos de nuestros militantes opten casi por ocultarse. Retornamos a los momentos en que es un peligro transitar, nuevamente, con una camisa roja por algunos sectores de la ciudad.

Por esto, es necesaria una explosión en el PSUV, que se traduzca en una mayor beligerancia, criticidad, creatividad en el trabajo al lado de los trabajadores y del poder popular, recuperar la calle y el orgullo de ser militantes del PSUV. Necesitamos al Partido de la Revolución profundamente renovado y con voluntad de profundizar el Socialismo Bolivariano y Chavista que exige el pueblo venezolano y latinoamericano.

Omar Gómez