El TSJ y la pérdida de los derechos civiles del venezolano

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

El TSJ y la pérdida de los derechos civiles del venezolano

No mentía Diosdado Cabello aquella vez en la Asamblea Nacional cuando expresó que “Se había muerto el que los contenía”. El golpe de timón que anunciaba tanto el Presidente Chávez, sucedió y no en un giro hacia el socialismo, sino hacia el totalitarismo. La desaparición absoluta de los derechos civiles del venezolano se ha convertido en el rumbo fijo de la revolución. El derecho al libre tránsito de los tachirenses o la pérdida de derechos fundamentales como el acceso a servicios básicos son apenas algunos ejemplos de la cantidad que se han convertido en letra muerta en la constitución.

El Tribunal Supremo de Justicia esta convertido, abierta y descaradamente, en el brazo ejecutor de un grupo de gobernantes. Este se ha mudado hacia una especie de monarquía vestida de republicanismo. La historia es sabia y demuestra que en este tipo de casos el sistema jurídico siempre termina deviniendo, como lo ha hecho, en un arma legitimadora de las arbitrariedades del “jefe supremo”.

No puede haber forma de gobierno, llámese socialismo, comunismo ni mucho menos democracia cuando existe la figura del “jefe supremo” o el “máximo líder”. Ambas figuras apuntan al fanatismo que en toda la historia universal ha demostrado sus devastadores efectos. La lealtad se convierte en un arma de manipulación a partir de la cual el creyente debe apoyar dogmáticamente las decisiones de su líder.

El hecho de que los actuales magistrados del Tribunal Supremo sean personas de reconocida trayectoria partidista no beneficia a ningún venezolano. No se trata de ser opositor, chavista, de derecha o de izquierda, es el simple hecho de que una vez reconocida la filiación política de quien debe impartir justicia, esta desaparece por completo. Pasa a llamarse Tribunal Supremo pero no de justicia. La segregación de Marea Socialista del plano político por su postura crítica es un claro ejemplo. Aun con la reconocida trayectoria de este equipo de trabajo y sus aportes durante largos años al escenario político del político del país fueron excluidos de la participación en las últimas elecciones por el único delito de no utilizar gríngolas fanáticas para explicar los problemas del país.

Los sistemas judiciales de este tipo reparten injusticia y miran muy bien a quién, es por esto que nuestra humilde recomendación a los compatriotas es: no debemos agradarnos, ni aplaudir lo que está sucediendo en este momento con la Asamblea Nacional. Independientemente de la filiación política que podamos tener en lo individual, es un poder público legítimamente constituido y electo. Relegar dicha institución a una serie de personas que solo tienen voz y a las que se les ha eliminado el voto a través del sistema judicial, no es sano.  Es deber de todos los venezolanos resguardar la forma republicana de nuestro país, de lo contrario, incurrimos en traición a la patria como lo establece la CRBV. 

@PuncelesMarcel

puncelesmarcel@gmail.com

Marcel Punceles