El Pragmatismo Cubano en las Relaciones Internacionales

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite


Ramiro Gómez
Rebelión              

El Movimiento de Países No Alineados es una plataforma internacional que se constituyó como alternativa a la política realizada por las superpotencias —la Unión Soviética y EEUU— durante la Guerra Fría, y a lo largo de su historia ha desempeñado un papel fundamental en la preservación de la paz.
El Movimiento se gestó en medio de la lucha emancipadora de los pueblos de África, Asia y América Latina después de la Segunda Guerra Mundial. En 1955 se organizó una conferencia, inspirada por las primeras naciones descolonizadas, en la ciudad indonesia de Bandung donde se concentraron los representantes de la primera generación poscolonial de 29 países.
Junto al anfitrión —el primer presidente de Indonesia, Ahmed Sukarno—, a Bandung llegaron el presidente de la India, Jawaharlal Nehru, el mandatorio de Egipto, Gamal Abdel Nasser, y el primer ministro chino, Chou en Lai, y Tito: el Jefe de Estado yugoslavo, uno de los principales fundadores y promotores del Movimiento de Países No Alineados, así como su primer secretario general. Como tal, apoyó la política de no alineamiento entre los dos bloques hostiles en la Guerra Fría.
Pero, ¿qué tienen en común dos Estados tan diferentes como lo son Cuba y Arabia Saudita? Los dos Estados tienen algo en común: las dos naciones… son miembros de los No Alineados. Cuba es una nación, que desde el triunfo de la Revolución, el primero de enero de 1959: se convirtió en el paradigma de los países que luchan en el mundo por la liberación nacional, pero, luego, tres años después, en 1962: se proclama el primer estado socialista en América Latina y el Caribe. Gracias a la cooperación Militar en Angola recién independizada de la metrópolis portuguesa, la nación Africana pudo luchar y vencer a la Surafrica del apartheid… en un intento de Suráfrica por colonizar a Angola. Sin la ayuda militar de Cuba la total liberación de Angola, en los años 80, pudo haber sido sólo una quimera.
Por otra parte, Arabia Saudita es un Reino gobernado por una Monarquía fundamentalista, que tolera el maltrato a la mujer, y reprime a los escritores, y a los poetas. Arabia Saudita es un proveedor importante de petróleo en el Golfo Pérsico. También alberga a los dos lugares más sagrados del Islám: La Meca y Medina.
El pragmatismo cubano en las Relaciones Internacionales
El gobierno saudita ha otorgado un préstamo millonario a Cuba para el desarrollo nacional de la isla Caribeña. En la segunda semana del mes de noviembre del 2016, quiero citar un articulo publicado en el portal Elpolitico.com, Arabia Saudita ha otorgado a Cuba créditos por 172 millones de dólares para financiar cuatro proyectos de desarrollo y la importación de bienes desde esa monarquía árabe.
Los créditos han sido extendidos a través del Fondo Saudita para el Desarrollo, que financiará cuatro proyectos por un monto de 122 millones de dólares, tres de ellos relacionados con la rehabilitación y saneamiento de redes hidráulicas en las ciudades de La Habana, Camagüey y Cárdenas, y un cuarto en el suministro de equipamiento para hospitales.
Los otros 50 millones de dólares fueron otorgados mediante un acuerdo de financiamiento para la importación de productos sauditas, firmado en La Habana el pasado 16 de julio, entre el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca Díaz y el Director General del Programa de Exportaciones Saudita del Fondo Saudita para el Desarrollo, Ahmed M. Al-Ghannam. El asesor económico del Fondo, Mohammad S. Al Dalilan, junto con Ali S. Al-Shahrani y Mohammed A. Al Fayadh, de los departamentos del Tesoro y Comercio de ese organismo, respectivamente, concluyeron una visita de una semana para dar seguimiento a la implementación de los programas.
“Estamos intensificando la colaboración con Cuba en el agua y el saneamiento, por ser este un sector que lo requiere, ya que aunque existe este líquido en el país se pierde una parte por la antigüedad de las redes, bombas y plantas de tratamiento y otros medios”, afirmó Dalilan, a medios de prensa en La Habana.
Los financiamientos son créditos blandos para proyectos que tienen que ejecutarse en un plazo no mayor de cinco años y abarcan un período de devolución de 20 años.
El Fondo Saudí para el Desarrollo comenzó su colaboración con Cuba en el 2010. El organismo fue creado en 1975, y desde entonces ha financiado 612 proyectos en 84 países por un valor ascendente a más de 13.000 millones de dólares. Cuba es la única nación de América Latina y El Caribe que recibe financiamiento del Fondo Saudí.
Considero que este préstamo saudita es un claro ejemplo del Pragmatismo cubano en las Relaciones Internacionales, porque, una de las fortalezas de Cuba desde el inicio de la Revolución cubana, en el año 1959, siempre ha sido un excelente negociador en materia diplomática para los países del Tercer Mundo… desde posiciones ideológicas opuestas pero con intereses en común.
Ramiro Gómez es un comunicador alternativo latinoamericano experto en temas como el Medio Oriente, la revolución cubana, Nicaragua, Colombia, la revolución Bolivariana, la Unión Soviética, y la Guerra Civil española.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Ramiro Gomez