El 6D, la Autonomía y el hombre nuevo

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite


El PSUV, en sus estertores electorales, anda inventando de todo para ver si logra cambiar la imagen del peor gobierno que hemos padecido, incluida la llegada de Boves a Caracas. Van desde bajarle el precio a unos zapatos de goma hasta la intervención masiva de las universidades autónomas.

Esta aplicación disparatada del “Estado y la Revolución”   (Lenin, 1917),  ha hundido al país en una crisis general de grandes proporciones. La corrupción y el militarismo voraz han violentado todas las reglas del juego democrático, copiando del libro citado la destrucción de las instituciones y “bajarle el sueldo a los ingenieros y demás profesionales a nivel de un obrero”, como recomendaba el autor ruso para enterrar al estado burgués, pero obviando eso de impedir el enriquecimiento de los funcionarios…

La política salarial oficial está orientada a desestimular la carrera académica para debilitar el prestigio de las universidades. La FAPUV ha hecho de la defensa del salario de los profesores un componente fundamental para la defensa de la academia, de la universidad libre, autónoma y democrática.

Nuestras universidades, hasta las creadas en los últimos 16 años, han sido un centro de resistencia contra la imposición de un modelo de pensamiento único en el país. Es una confrontación desigual, no hay guerra más asimétrica que la que libran  las universidades contra el estado petrolero que las quiere arruinar.

El sistemático cerco presupuestario ha mermado mucho su capacidad de funcionamiento.  La política de pagar todo con créditos adicionales atrasados, destinados a cubrir los compromisos laborales, llevó la vida de la universidad a niveles de sobrevivencia.

Para el aparato propagandístico oficial, la frase Universidad Autónoma es un símbolo a derrotar, les falta poco para gritar ¡Muera la inteligencia! Ya se escucharon los primeros acordes de esa cantata macabra en la AN, cuando aprobaron un acuerdo nefasto, alineado en esa absurda estrategia de control total, contra algo que no existe: nadie ha convocado a paro alguno, no hay condiciones para trabajar.

El PSUV presentó un acuerdo impermeable a los argumentos. La pieza oratoria del diputado Miguel Pizarro desmontando línea por línea el adefesio intervencionista, no los motivó a corregir ni los errores de sintaxis y prosodia que plagan  ese monumento a la mentira.

Aducen los diputados oficiales que los profesores cobramos sin trabajar, ocultando deliberadamente todo los que uno hace para garantizar una docencia de calidad. Usan la estrategia vil de que acusar es rápido y explicar es lento. Apelan a la viveza de los fulleros para contrabandear sus patrañas, incluidos exuniversitarios que apagaron las luces de su conciencia en el altar de la sumisión, triste es decirlo.

La idea queda clara, el 6D hay que salir a votar. Para el abuso y la maldad es que el madurismo quiere seguir dominado a la AN. Para defender al pueblo, para impedir que estas estratagemas del odio sigan marcando la política nacional es que vamos a conquistar la nueva mayoría en el parlamento.

¿Y el hombre nuevo? Anda por ahí, ayer lo vi fajado con varios estudiantes más tratando de entender un rudo teorema de amplia aplicación. Era una muchacha, tenía luz en sus ojos, esa luz que vence la sombra.

@rricardorios1

Ricardo Ríos