Del Tener al Ser

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

Omar Gómez

@omarfgomez

 

El Capitalismo es esencialmente la sociedad del tener. Tanto tienes, tanto vales. El hombre es medido en base a sus pertenencias y, por supuesto, en base a su cantidad de dinero. No importa lo que sepas, lo que hagas, lo que seas, si no tienes entonces no eres.

 

Uno de los instrumentos que usa el Capitalismo para imponer su visión es el consumismo. No se puede ocultar la lucha de clases que algunos quieren presentar como algo fuera de moda o que tiene que ver solo con el pasado. El consumismo es, en esa lucha de clases, un arma que doblega a nuestros pueblos por la vía de la conciencia. El consumismo se dota de las armas más sofisticadas del Marketing, la sicología de masas, la publicidad exacerbada y los chantajes morales. Nos induce de una manera despiadada e irresponsable a consumir. Pero el problema no es solo consumir, sino que hasta los patrones de consumo son planificados con la intención de expoliar a nuestros pueblos al máximo.

 

Visto así, el consumismo tiene entonces varios fines. Doblegar nuestra conciencia, obligarnos a consumir por encima de nuestras posibilidades, pero además, alienarnos por la vía de la imposición de patrones de consumo que van por encima de nuestra cultura, historia e indiosincracia.

 

El imperialismo, perfectamente consciente de  esta situación, sabe que el consumismo es una manera de derrotarnos. Una prueba de esto es McDonalds, que lejos de ser una inocente firma de comida rápida, es más bien una empresa que nos obliga a cambiar patrones de consumo, que nos impone una manera de relacionarnos, que promociona un tipo de sociedad que es imposible de sustentar ambientalmente y que reivindica valores de individualidad y competencia.

 

En Venezuela hemos visto cómo nos han impuesto patrones como el del vehículo individual (el cual no resuelve el problema del transporte, sino al contrario, lo agrava) o lo que se ha denominado la cultura del trigo. Somos un país que consume diariamente pan, pasta, pastelitos, cachitos, las tortas de cumpleaños, pizzas, galletas, panquecas, etc, etc. Se consume una alta cantidad de productos basados en el trigo, el cual es totalmente importado. El Estado al parecer no ha tomado conciencia de lo que esto significa, y más bien ha hecho esfuerzos por importar grandes cantidades de harina de trigo. Pero no se ha quedado allí, también se ha puesto a crear redes de panaderías e incluso, el Poder Popular, tiene como uno de los proyectos productivos más repetido el de la Panadería Comunal. Con el trigo nos hacen depender de las importaciones, y además se llevan nuestras divisas.

 

Lo de la cultura del trigo es solo un ejemplo, que se puede complementar con otros en donde los patrones de consumo e incluso las modas, se montan por encima de las necesidades reales. Son necesidades impuestas que al final nos empujan hacia el Capitalismo. Se podría citar los smartphones, las marcas de ropa o zapato, las prendas, relojes, etc, etc.

 

El papel del Socialismo es lograr la construcción de una sociedad en donde la importancia plena la tenga el ser humano, en donde el valor del trabajo sea la condición para la realización humana, en donde el saber sea más importante que el dinero y en donde seamos reconocidos como seres humanos y no como seres cosificados por las mercancías que poseemos.

 

La lucha por el Socialismo es la lucha por pasar de una sociedad del tener a una sociedad del ser.

Omar Gómez