ADIÓS A LA VIEJA POLÍTICA….

bervum

Las opiniones expresados en esta sección estan bajo responsabilidad del usuario que las emite

ADIÓS A LA VIEJA POLÍTICA….

Es necesario reconocer, que el escenario actual es producto de prácticas políticas desvinculadas con las necesidades de los ciudadanos, pero sobre todo alejadas de la ética como componente primigenio de toda acción pública. En la fundación de la República tales prácticas políticas –militaristas- que se caracterizaron por ser arbitrarias y personalistas consiguieron poca resistencia en la sociedad, dadas las condiciones de beligerancia obligadas por el proceso independentista; si es cierto que las mismas se justificaron por las condiciones históricas del Siglo XIX, no en la actualidad del Siglo XXI donde los procesos políticos han evolucionado y ahora comprenden la base del Estado Participativo establecido en la Constitución.

Es importante señalar que los proyectos de país, planes de la nación y otros documentos de buenas intenciones han quedado a medio terminar porque han sido desplazadas por la persistencia de esas mismas prácticas anticuadas, enarboladas por organizaciones políticas y llevadas a la administración pública en todas sus instancias y niveles; de allí, el predominio de la impunidad sobre la transparencia y de la anarquía sobre el orden. Por ello, La Nueva Política, debe plantear un análisis profundo de las necesidades humanas, haciendo uso de las tecnologías y métodos enmarcados en los mecanismos de participación que enseña la democracia. Su objetivo será el de crear las herramientas que le permitan a la sociedad mayores niveles de crecimiento a través de la ejecución de los planes y proyectos ejecutados para tales fines. Las buenas prácticas de gobierno deben apuntar hacia la democratización, la despartidización de la administración pública y la participación de los ciudadanos en la organización de la producción y distribución de los bienes y servicios. Aquí es donde la transparencia debe convertirse en el eje transversal de estos procesos, dada la necesidad de la eficiente y equitativa distribución de los recursos. En este proceso, los partidos políticos deben tomar su rol de orientadores y formadores de los nuevos liderazgos, más allá de las responsabilidades circunstanciales asumidas por cada uno en la actualidad. Por ello deben ser las bases sociales, incluidas las de los partidos políticos las que tengan que asumir su parte de responsabilidad en este asunto, al profundizar en los criterios de selección de sus candidatos; los cuales deben ser la expresión de la nueva política, cargada de propuestas renovadas y caracterizadas por los manejos adecuados y propositivos. Dejando de lado a todos aquellos candidatos populistas que le restan importancia al hecho social, pero que de desviven para la foto de primera plana, y de esos mis queridos electores es lo que sobra.

A lo largo de nuestra experiencia en la administración pública, hemos visto desfilar a distintos gobernantes cuyas gestiones terminan por ser un fracaso; siendo los ciudadanos quienes deban pagar el precio de estas malas gestiones: de calles deterioradas, de escuelas arruinadas y de servicios públicos ineficientes. El error de estos gobernantes, ha estado en no estructurar un modelo de desarrollo ajustado al diseño de nuevas prácticas políticas para la sociedad del presente y del futuro. Sin embargo, vemos como la vieja política sigue ejecutando acciones para una sociedad que ya no existe, empeñando sus esfuerzos en la desviación de recursos para provecho personal en una carrera desesperada por construir una plataforma de riqueza y de poder.

  Por lo tanto, aquí se trata de construir procesos de desarrollo vinculantes entre lo político, lo económico y lo social: de generar una ruptura entre la política que se quedó en el tiempo y por eso nos destruye y una política modernizadora-humanizadora con claridad para los escenarios nacional, regional y local. Inequívocamente creemos que Venezuela podrá retomar el camino de progreso en base a una renovación de las prácticas políticas, cuya visión de país sea dirigida hacia la modernización de las estructuras del Estado, tomando como objetivo el desarrollo humano y la producción; lo cual, equivale a transformar nuestro modelo educativo para la formación de ciudadanos con sentido de pertenencia y capacidad para el reconocimiento de lo que beneficia  o perjudica a los intereses del país…..“si los dirigentes de la Venezuela actual, bien sean del campo político, económico, social, académico, laboral o cultural no lo entienden así estarían cometiendo la más imperdonable de todas las torpezas y lanzando al país a todos los riesgos de un porvenir incierto y amenazador” (Arturo Uslar Pietri Golpe y Estado en Venezuela. 1992)….no lo hagamos más incierto y amenazador.


MARISOL BUSTAMANTE/marisolmele31

POLITÓLOGA

DIRECTORA DE ONG DIVERSIDAD Y CAMBIO

 

 

 

 

 

 

 

           

    

Marisol Bustamante