Venezuela: ¿Es posible bajar del ascensor de los precios?

bervum


El precio en términos sencillos se define como el valor monetario que se le asigna a los bienes y servicios. En Venezuela, su desproporcionado aumento en cuestión de 24 horas se ha convertido en la mayor angustia de sus ciudadanos y en la evidencia indiscutible de la enfermedad económica que padece el país. ¿De qué nos contagiamos y por qué lo hicimos? En exclusiva para Bervum los economistas Alejandro del Búfalo y Asdrúbal Oliveros, junto al sociólogo Luis Salas responden a la principal inquietud: ¿Es posible bajar del ascensor de los precios?

Todas las conversaciones en las calles de Venezuela llevan su nombre: Precios. Medir su aumento en ese país latinoamericano es una tarea no acta para cardíacos. ¿Qué se puede decir de hacer mercado? Inflación y especulación son el pan de cada día ¿Sus causas? ¡Hay tantas!... 

Por su parte, el Ejecutivo ensaya medidas para combatir contra lo que ha calificado como la "guerra económica": aumento del salario mínimo, Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), bonos, presentación y sanción de leyes. ¿Por qué no han dado resultado? 

Del Olimpo de la macroeconomía y los desequilibrios que se han producido en el mercado venezolano emerge un círculo cromático de prácticas sociales. ¿Qué han hecho y pueden hacer los venezolanos ante este panorama? 

Con el propósito de comprender la compleja situación económica, Bervum expone la mirada de tres estudiosos de la materia: Alejandro del Búfalo, economista de la Escuela Venezolana de Planificación; Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica y Luis Salas, director del Centro de Estudios de Economía Política (CEEP) de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV).  

************************************************************

Alejandro Del Búfalo: Coordinación macroeconómica y planificación incluyente 

-¿Cómo se construyen los precios en cualquier parte del mundo? ¿Cuáles son los orígenes del problema económico en Venezuela? 

-El sistema es el mismo en todas partes: el capitalista. Los precios se construyen con los costos de producción y los márgenes de ganancia que las empresas esperan obtener.

En Venezuela está la particularidad que tenemos una industria manufacturera muy escasa. La Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) hace un año, argumentaba que en nuestro país hace unos 20 años había alrededor de 12.700 empresas y hoy hay 400. 

"Este no es un problema de ahora, es estructural y no sólo de Venezuela, también de toda Latinoamérica. Por eso se recurrió a la industrialización por la sustitución de importaciones en la década de los sesenta". 

Otro factor que influye mucho son las divisas. En Venezuela y Latinoamérica, no tenemos una industria desarrollada, por eso carecemos de maquinaria y herramientas para producir, entonces dependemos de las importaciones y esto afecta costos de producción.  

En nuestro país más del 95% de las divisas las obtenemos a través de la industria petrolera. A causa de esto, un auge o caída de los precios del petróleo influye de manera significativa en la producción. 

En el período revolucionario se ha intentado y ha habido esfuerzos por desarrollar la industria. De hecho, estos últimos años está de moda promocionar la industrialización por sustitución de importaciones. Esto significa ser selectivos con qué vamos a importar, especialmente tratando de sustituir materias primas y máquinas que no producimos, por la producción nacional.

Para lograrlo, es necesaria la integración latinoamericana por el mismo hecho de expandir el mercado. Una cosa que ya decían los cepalinos.

Especulación e inflación: ¿"Capitalismo salvaje no declarado"?

-¿Cómo es el comportamiento del mercado venezolano y a qué responden los niveles de inflación y especulación?

-El sistema venezolano es altamente especulativo, hasta el punto que muchos dicen que estamos volviendo a un capitalismo salvaje no declarado.  

Tiene que ver con varios factores: el más conocido es el precio del barril del petróleo y además tenemos las políticas del gobierno, como el régimen cambiario y el tipo de cambio.

Como somos una economía altamente importadora con alta escasez de los dólares que necesitan los importadores, no están a libre acceso y además, marcados fuera del contexto legal. Pero mucha gente lo utiliza porque es el aceptado por la sociedad. La economía está en cierto grado dolarizada por la escasez de dólares en el mercado. 

-¿Qué alternativas puede plantearse el gobierno para evitar que un dólar paralelo cause estragos en la economía?

-Se ha perdido control estatal sobre esta situación. El gobierno ha elaborado políticas tratando de regular, pero no han sido eficaces porque no están inyectando la cantidad necesaria de dólares para el sector importador.  

¿Qué se puede hacer? En los términos de política cambiaria se debería llegar a una unificación cambiaria: teníamos un DIPRO a 10 Bs. y un DICOM a 3.345 Bs. Una diferencia muy alta.  

Por otro lado, está el régimen cambiario: la discusión entre si hay un control de cambio, una política flexible o la liberalización. 

"Creo que hoy día, la mejor política sería un régimen flexible con bandas que lo estipule el Banco Central". 

-¿Qué ocurre con la liquidez monetaria? 

-El Banco Central de Venezuela se encarga de regular la política cambiaria y monetaria que son parte de la política económica. 

Hay informes no estatales, que indican que solamente en el año 2007, la liquidez monetaria aumentó a más de 1.200%. 

¿Qué significa eso? Que hay más dinero circulante en la economía. Entonces, hay un debate de principios y doctrina que choca con la política de los llamados economistas monetaristas o los neoliberales, en términos políticos.


Los neoliberales dicen que hay que reducir la liquidez monetaria en la economía porque eso afecta directamente a los precios.

"No te digo que hay que apoyar las políticas de la Escuela monetarista, pero el otro extremo tampoco ha dado resultado y ha llevado al incremento de los precios".

Un costo de producción de las mercancías es el salario. Fíjate que a pesar de los aumentos, nuestro poder adquisitivo como asalariados ha disminuido significativamente en los últimos años.  
Por eso, debería sacarse del mercado parte de la liquidez monetaria, sin que sea de modo agresivo, con sensatez. 

-Unos critican y otros aplauden al gobierno por los niveles de gasto público: ¿Cómo incide esta medida en la economía venezolana?

-Los keynesianos hablaron del Estado como promotor de la economía, entre ellos está el gasto público, esa es una filosofía fundamental de los años 30 a nivel mundial. 

Por su parte, los neoliberales que tienen una filosofía un poco anárquica, autores como Foucault los llamaba anarcocapitalistas, es decir, ellos decían el Estado debe intervenir lo menos posible en la economía y eso incluye la reducción del gasto público. 

Cuando en el presupuesto se gasta casi el 70% en salud y educación -sin duda es muy importante- pero olvidamos otra vez el problema de la economía. La colocamos en un segundo plano.

Ahora bien, es necesario reactivar el aparato económico como las industrias, que no necesariamente tienen que ser capitalistas y con una organización jerárquica específica.

Para ilustrar el punto, te comento que cuando trabajaba en el Ministerio para las Industrias Ligeras y el Comercio (Milco) se promovió las 200 fábricas socialistas, esa fue una iniciativa del presidente Chávez pero que no se concretó. Allí viene el dilema: se está reduciendo el aparato productivo y no se está creando uno alternativo que sopese.

¿Hiperinflación=Distribución regresiva del ingreso?  

 -Además de la reactivación de la industria, hay posibilidad de recurrir a una política fiscal, donde paguen más impuestos quienes más tienen para que el estado obtenga mayores ingresos?

-Se puede decir que ya estamos en hiperinflación aunque no hayan cifras oficiales. ¿Eso que ha causado? Creo que ha provocado una distribución del ingreso regresiva, que es lo opuesto de lo que planteas.

Cuando el que más tiene paga más impuestos se está frente a una política de distribución del ingreso positiva porque se supone que esos impuestos recaudados después se van a invertir en los que menos tienen. 

"Sin embargo, el mismo proceso hiperinflacionario está haciendo que los que más tienen tengan aún más".

Esto se refleja en la vida cotidiana: ¿Quiénes acceden a los servicios o al turismo? Ya no es tanto la gente de a pie o el asalariado, ahora, en su mayoría, es otro sector: el quintil más rico de la población. 

Recaudar más impuestos es factible y se puede hacer pagar más al que más tiene. La misma liquidez monetaria que ha aumentado ha hecho que recabemos más impuestos que el año pasado, el asunto es: ¿En dónde lo vas a invertir? 

La política del gobierno es la inversión social. No obstante, ha fallado en cierto sentido. La gente lo ve todos los días en los costos de los medicamentos y los alimentos. 


 Más allá de la lista de deseos: Poder decidir el modelo de desarrollo

-Realizado el diagnóstico económico de Venezuela: ¿Qué se puede hacer para afrontar esta situación? 

-El problema de la economía venezolana es estructural: no es solo el dólar o la política cambiaria. Un aspecto fundamental es la coordinación macroeconómica. ¿Qué quiere decir eso? Que los entes y las políticas en materia económica deben ser coordinados para ser eficaces.

Todas las políticas económicas tienen que ir dirigidas a la reactivación, no solo de la industria -porque allí caeríamos en el paradigma de la industrialización como modelo de desarrollo- sino también de la agricultura y el turismo que es un potencial que tenemos en Venezuela. 

El desarrollo del plan tiene que ver con la viabilidad, de dónde se van a sacar los recursos, estimar la inflación y los indicadores macroeconómicos. La misma especulación alimenta no saber que nos espera el futuro a corto plazo. Entonces, eso nos limita la planificación, que es prever a corto, mediano y largo plazo las variables macroeconómicas.

"Hay que realizar una planificación no solo la normativa -de los jefes de gobierno hacia abajo- sino una de carácter incluyente y serio, que vaya más allá de una lista de deseos y esté ligada con la democratización de la sociedad".

Esto pasa por decidir qué modelo de desarrollo queremos y no solo de aquí a 5 años, sino cómo nos vemos de aquí a 15 años.  

************************************************************                                                           

Asdrúbal Oliveros: Ante problema multifactorial, plan amplio de estabilización económica

-¿Qué factores inciden en la subida de los precios?

 -Por el índice inflacionario donde de alguna manera se pierde la confianza en la moneda, el sistema de precios se destruye.

Esto se produce por diferentes factores:

*El problema cambiario: La escasez de divisas que es el costo más importante que pueden tener muchos bienes y servicios. 

*Las expectativas a futuro: La incapacidad que tienen los comerciantes de garantizar la reposición si no ajustan precios. 

*La inflexibilidad de los diferentes contratos de la economía: Principalmente el salarial donde de alguna manera se tiene que estar subiendo a cada rato sueldos y salarios, no sólo por los decretos de aumento de salario mínimo, sino por la propia realidad de mercado. 

*Los niveles de producción interna: Han caído significativamente con lo cual cada vez hay menos productos, pero cada vez mayor cantidad de personas demandando esos productos.

Por lo tanto, todos estos factores en conjunto ejercen presión en los precios y las propias políticas irresponsables que tiene el Estado venezolano, a mi modo de ver, de emitir bolívares sin ningún tipo de control exacerba esta situación y llevó a Venezuela a estar en un proceso inédito de hiperinflación.


-Esbozado el escenario: ¿cómo se podría atender esta situación?

-En primer lugar, se necesita un viraje de 180 grados que no sé si lo pueda dar este gobierno, porque pareciera que ellos no reconocen el problema y más bien creo que están buscando beneficiarse del mismo.  

En Venezuela urge el cambio total de las políticas. Necesitamos un plan amplio de estabilización de la economía donde el problema de la inflación sea prioridad pero que no sea el único frente a atacar porque lo peor que se puede hacer es creer que con medidas inconexas se va a resolver este problema. 

Todo tiene que estar entrelazado. Necesitas atacar el frente inflacionario a través de elementos que restituyan la capacidad del Banco Central para hacer política monetaria pero también tienes que resolver la política cambiaria y los múltiples tipos de cambio.  

"Se tiene que resolver el problema fiscal, el déficit crónico que tiene el sector público, tomar medidas en el frente petrolero porque de allí vienen las divisas que nutren al país en el frente productivo para levantar la producción". 

Todo es un tema en conjunto e incluso, y no menos importante, el tema social. Hay personas que se encuentran en un estado de vulnerabilidad muy crítica que también necesita auxilio y soporte del Estado. 

¿Viraje económico y político?

-Venezuela viene de un control cambiario y de precios desde el año 2003. Ahora, para afrontar la inflación la Asamblea Nacional Constituyente recurre a 8 leyes. ¿Qué panorama vislumbra? 

-Se vislumbra el deterioro. El gobierno ha tenido oportunidades para resolver este tema. La situación económica no se generó de la noche a la mañana, se fue gestando y agravando con el paso del tiempo. 

Ahora estamos en una situación bien crítica, no se requieren pañitos de agua caliente: se necesitan soluciones diferentes a las que se han aplicado y el gobierno insiste en las mismas fórmulas, porque creo que su preocupación es eminentemente política: retener el poder, más allá de las consecuencias negativas que eso pueda tener en la economía y en la vida de la gente. 

"Las acciones de la Asamblea Nacional Constituyente, los bonos que decreta Maduro, el tipo de política que está haciendo el Ejecutivo es más bien responsable del problema de la inflación".

Hemos llegado a este punto por el tipo de medidas que viene tomando el Ejecutivo Nacional, ergo tiene que cambiar las medidas o tiene que darse un cambio político que permita a otros actores implementar nuevas medidas.


Lamentablemente, ni lo primero ni lo segundo es sencillo porque el gobierno sigue enfrascado en su modelo, no muestra signos de querer cambiar y el cambio político resulta cuesta arriba en las condiciones políticas que hoy tiene Venezuela.

Las medidas del Ejecutivo como los bonos no se pueden aplicar en un proceso hiperinflacionario sin atacar el problema de raíz.

"La prioridad de ese plan -por dónde empezar- tiene que ser el tema de la inflación".

Inyectarle bolívares sin control a la economía, en medio de una hiperinflación, lo que hace es agravar el problema. Es muy diferente si se estuviera atacando la situación, tratando de resolver los desequilibrios y se tiene una política de ayuda social que permita a los sectores más vulnerables paliar un poco los impactos.

Sin embargo, en el contexto actual, lo que está haciendo el gobierno, los bonos que vienen inyectando son gasolina para la inflación, exacerba el problema, no lo resuelve.

-¿Cómo proteger al ciudadano en esta situación más allá de los bonos y aumentar el salario? 

-La solución es un plan económico distinto. La mejor ayuda que puede tener hoy el ciudadano es un gobierno que entienda la situación, que tome las medidas para resolverla y que busque por todos los medios -con la responsabilidad y la rapidez que lo amerita- reducir y acabar con la hiperinflación. Eso es lo mejor que le puede pasar a la gente. 

Se tiene que ir al problema de fondo: se tiene que bajar la inflación con rapidez para que lo que la gente reciba le alcance para comprar las cosas que necesita. Ese es el punto clave.

************************************************************                                                                               

Luis Salas: Puja distributiva y prácticas sociales 

-Para medir el comportamiento de los precios se utiliza el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y la Canasta Básica Alimentaria. ¿Qué otros indicadores permiten medir las consecuencias de la subida de precios en los bolsillos de los venezolanos?  
-Por un lado, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) es un indicador que se utiliza para medir la evolución de los precios, lo que suele llamarse inflación, que es un movimiento progresivo del aumento de los precios o también procesos deflacionarios, que es lo contrario, cuando los precios en su conjunto atraviesan un proceso de disminución como ocurre actualmente en Europa. 

La Canasta Básica Alimentaria es un indicador que se utiliza para medir el precio de los alimentos esenciales para el consumo humano, o la normativa que incluye todos aquellos productos que una familia promedio necesita para su consumo.

Hay otros indicadores que pueden utilizarse como la distribución factorial del ingreso, es decir, cuánto de la riqueza que se produce en un país en un momento determinado, va a parar a manos de los trabajadores por la vía de los salarios o en caso contrario, va a parar a los patronos, por concepto de ganancia del capital.

Cuando se habla de salario uno suele referirse al salario nominal, aquel expresado en número, la cantidad específica que una persona gana, pero el salario real hay que compararlo con los precios y en el caso venezolano, con la inflación de precios: de ahí pasamos del salario nominal al salario real. 

"El salario real es esa cantidad que estás devengando nominalmente, pero comparada con los precios, que te indica el poder adquisitivo del trabajador". 

A modo de ejemplo, si ganas 500.000 Bs. y el mes que viene ganas la misma cantidad, aunque nominalmente tu salario es igual, en términos reales es menor, porque el poder adquisitivo de esos 500.000 Bs. con la inflación es mucho menor. Entonces, en términos salariales estás ganando menos. 

¿Aumento de precios para no hacernos más pobres? 

-¿Considera que en Venezuela hay una guerra de precios? 

-Creo que lo estamos viviendo comenzó como una guerra económica y una guerra de precios. Ahora, que todos los precios aumenten como lo hacen, no tiene que ver solamente con acciones deliberadas de guerra. 

Después que han pasado 5 años de vivir esta situación, y en el entendido que muchas de las fórmulas que se han intentado aplicar para acabar con esa guerra no han funcionado, también tenemos otros procesos de aumentos de precios que no tienen que ver exclusivamente con el hecho de que quien está subiendo el precio lo está haciendo porque está en una guerra. 

"Como la mayoría de la población, sobre todo los asalariados, están perdiendo progresivamente su poder adquisitivo, todo el que puede vender algo, busca hacerlo al precio mayor para intentar recuperar el poder adquisitivo perdido". 

Entonces, eso alimenta más el proceso especulativo de los precios y también pasa que muchos comerciantes que en un principio (2012-2013) se beneficiaban de la especulación, actualmente no aumentan tanto los precios porque quieran ganar más, sino porque no quieren perder o quieren perder menos, dado que otros comerciantes les especulan.

Finalmente, por más que suban el precio de las cosas que están vendiendo, igualmente tienen que gastar más para comprar las cosas que necesitan para vivir. 

Aunque estamos todavía en una guerra económica por el bloqueo financiero y el hecho de que empresas trasnacionales, al igual que empresas monopólicas como Polar que, aumentan los precios de forma recurrente, también pasa que estamos en un escenario que suele llamarse de puja distributiva, es decir, como todos sentimos que nos estamos haciendo más pobres -o efectivamente lo estamos siendo- buscamos por la vía de aumentar los precios ser menos pobres, creo es lo fundamental ahora.

No todo es negativo... 

-¿Qué prácticas sociales se han derivado de la situación económica actual?

-Hay muchas, desde las negativas hasta las positivas. Entre las primeras, sabemos que la gente bachaquea o especula, pero también ocurre que la gente se organiza para comprar en colectivo o recurre al trueque: intercambia bienes que tiene pero que quizás no necesita tanto por unos que necesita más. 


"Se ha producido la creación de otras monedas, como por ejemplo, El Panal, del colectivo Alexis Vive y la organización de cooperativas de consumo". 

Han pasado muchas cosas en este tiempo: algunos se rebuscan. ¿Los asalariados qué hacen? Una persona que trabaja en un ministerio vende tortas, café o cualquier cosa que le permita tener un ingreso adicional. Otros optan por caminar para no tener que pagar el precio del pasaje o el estacionamiento de su vehículo.  

La gente ensaya varias fórmulas que van desde las muy malas como bachaquear y especular hasta otras que son perfectamente entendibles como buscar otra vía de ingresos adicionales por medio del comercio informal u organizarse como consumidores para adquirir mejores precios al por mayor, citando un ejemplo. 

Asociaciones y cooperativas de consumidores

-¿Qué alternativas de organización social a gran escala pueden ser materializadas?

-Esto puede hacerse si el colectivo, entendiéndose como la gente organizada, toma mayor conciencia de su poder como consumidor para avanzar hacia grados superiores de organización y afrontar esta situación.

No solamente para consumir a mejores precios sino incluso, dedicarse quizás a la distribución y producción de los rubros esenciales, como es el caso de los alimentos. Organizarse para exigir a los comerciantes y productores de tales o cuales bienes a mejores precios y calidad.

"Por ejemplo en Estados Unidos y en otros países europeos, las asociaciones de consumidores tienen mucho peso porque son experiencias que replican a nivel de consumo un poco lo que a nivel del trabajo son los sindicatos".  
Así como los sindicatos son trabajadores asalariados que piden mejores salarios, en algunos países, las asociaciones o cooperativas de consumo, se organizan para obtener mejores precios y productos a mejor calidad. 

Yo sí creo que es posible. Es complejo si no tiene el apoyo gubernamental, pero con nivel de organización y mayor conciencia se puede pasar del resuelve cotidiano o a pequeña escala a soluciones desde la misma comunidad a gran escala. 

El pasado y sus experiencias... 

-No es la primera que Venezuela pasa por situaciones de subida de precios. ¿Cómo lo afrontaron los venezolanos en esos momentos? 

Hemos vivido varios capítulos en nuestra Historia. Quizás uno pudiera ser el paralelismo más cercano, que es lo que ocurrió en los años noventa, en el marco de las reformas neoliberales. 

En aquel momento, surgieron organizaciones de vecinos, populares, no solamente en Venezuela también en otros países, que tenían planes desde la comunidad como las ollas comunales, el trabajo cooperativo que le sirvió a la gente en su ámbito accionario y le permitió afrontar con mejor pie las situaciones que estaban viviendo. 

Todo desde el punto de vista solidario, que no significaba que para mejorar mi posición atentaba contra el otro o especulo al otro que es la salida individualista.

En los noventa, en Venezuela y Argentina, se vivieron experiencias colectivas interesantes que se pueden rescatar. La diferencia con la actualidad, es que el gobierno venezolano puede que se equivoque con medidas que toma, pero no ha tenido un deliberado papel neoliberal o no ha estado apoyando políticas de ajuste neoliberal.

Por lo menos están iniciativas como los CLAP. Esas son medidas que han contado con el apoyo del Estado, pero también es verdad que hay organizaciones que lo hacen por sus propios medios sin el apoyo del Estado o los privados.



************************************************************                                                                                                    

Hace 3 años, el sociólogo venezolano, Javier Biardeau advertía que un gobierno racional ha de "ser coherente en la alineación de los objetivos, recursos y responsabilidades de su acción de gobierno y en mejorar su capacidad de gobernar. No hacerlo significa simplemente des-gobierno".

Hoy, cuando situación económica se recrudece y las soluciones son imperiosas, la economía venezolana va a la deriva.

Seamos sinceros: ¿cuál es el programa económica de la República Bolivariana? Parecer ser la improvisación. Es válido recordar que todo experimento o improvisación motorizada por la ignorancia disfrazada de saber-experto la pagan otros: los asalariados que demandan soluciones más allá del discurso.  


 



Ber Vum