Trump ¿a qué carajo le tememos?

Por:Jerjes Mariño // De inmediato, La llegada al poder de este atípico candidato Republicano ha despertado no solo el recelo de los constantes maltratados durante su campaña: mexicanos, mujeres y musulmanes sino también de los grandes mercados financieros que se desplomaron en cuanto la tendencia se hacía irreversible a favor del magnate

bervum


Una vez más las encuestas erraron en sus proyecciones. Un discurso xenófobo, nacionalista, sexista y "populista" de un outsider de la clase política gringa logró calar hondo en el imaginario de su clase trabajadora y convertir a un ex presentador de reality shows, en el presidente electo número 45 de Estados Unidos de América.

De inmediato, La llegada al poder de este atípico candidato Republicano ha despertado no solo el recelo de los constantes maltratados durante su campaña: mexicanos, mujeres y musulmanes sino también de los grandes mercados financieros que se desplomaron en cuanto la tendencia se hacía irreversible a favor del magnate neoyorkino.

"según cifras del Pew Research Center, en promedio un trabajador hispano gana alrededor de 50% menos que uno blanco no hispano"

Para nadie era un secreto que Hillary Clinton era la candidata del Establishment, atrás de ella estaban los monopolios mediáticos, Wall Street y la corporatocracia; las caras largas de los presentadores de CNN y el tono casi de obituario de los principales medios de comunicación estadounidenses invitaban al pesimismo sobre los tiempos venideros y al miedo en torno a la figura de Donald Trump como primer mandatario.

Pero pensándolo bien ¿Quién teme a Donald Trump? Apresuradamente pudiéramos decir que los primeros asustados serían los inmigrantes (latinos principalmente) que sirvieron en buena medida de "exterior constitutivo" para engendrar el movimiento entre el segmento demográfico de trabajadores blancos que llevo a Trump a la casa blanca con mayoría en el senado. Si tomamos como referencia al estado California (estado con alta presencia hispana), según cifras del Pew Research Center, en promedio un trabajador hispano gana alrededor de 50% menos que uno blanco no hispano, un 20% de los hispanos no tiene seguro médico, 31% de los menores de 17 son pobres, superando en veinte puntos a los pobres jóvenes y blancos. El ya famoso muro en la frontera sur de Estados Unidos, una de las promesas electorales que tendrá que cumplir el recién electo presidente, no es más que hacer cemento una política fronteriza que ya es irrespetuosa de los derechos humanos, tan racista y xenófoba como el propio discurso de Trump, en todo caso se estaría por añadir un ingrediente de valor simbólico en la marginación de la población hispana. En palabras de Donald Trump: ¿a qué carajo le temen?

 "el cerco a Rusia desde la OTAN nos han dejado a las puertas de una tercera guerra mundial en donde los países latinoamericanos, por sus recursos naturales, se verán inmiscuidos, quieran o no"

Los medios latinoamericanos, de derecha o izquierda, no han tardado en repetir la postura de las empresas de información euro-occidentalistas donde Hillary Clinton era mostrada como el mal menor, la misma señora que siendo secretaria de Estado destruyó a fuerza de bombas el país con mayor índice de desarrollo humano de África, su "fuimos, vimos y el murió" entre risas, tras el asesinato de Gadafi, será juzgado por la historia como una anécdota mas "otro momento de prepotencia imperial"; esa acción y el cerco a Rusia desde la OTAN nos han dejado a las puertas de una tercera guerra mundial en donde los países latinoamericanos, por sus recursos naturales, se verán inmiscuidos, quieran o no, además, estos dos periodos presidenciales demócratas en Latinoamérica van dejar como herencia la orden ejecutiva en contra de Venezuela y un incompleto acercamiento a Cuba donde se mantiene Guantánamo y el bloqueo ¿ No es en extremo pesimista que alguien lo pueda hacer peor para los intereses latinoamericanos? ¿A qué carajo le tememos?  

Ber Vum