Rex Tillerson es la industria petrolífera en persona. El daño que puede causar es inmenso

Por: Bill McKibben. Traducción de Lucas Antón.

bervum


En las vanas manifestaciones que marcaron el periodo previo a la guerra de Irak pude ver a una mujer con un cartel que rezaba: "¿Cómo acabó nuestro petróleo debajo de sus arenas?" En ocho palabras conseguía resumir buena parte de la política exterior norteamericana, como mínimo desde el golpe de 1953 que derribó a Mossadeq en Irán y contribuyó a lanzar a Oriente Medio a ese caldero todavía ardiente.  

Si el Senado le da su visto bueno a Rex Tillerson después de que preste declaración el miércoles [11 de enero], continuará esa ignominiosa tradición: de hecho, la llevará nuevas cimas y prescindirá de los diplomáticos que han desempeñado tradicionalmente el papel de intermediario.

Rex Tillerson – que ha pasado, literalmente, toda su vida laboral en Exxon – es la industria petrolífera en persona. Es como nombrar a Ronald McDonald para que dirija el Departamento de Agricultura (lo cual es, desde luego, una posibilidad, puesto que ese cargo sigue todavía vacante).

De modo que, en cierto sentido, el nombramiento de Tillerson simplemente convierte en formal algo que hace mucho tiempo que está claro. Pero en otro sentido, su anuncio es verdaderamente novedoso: ese honor (al secretario de Estado se le considera por lo general el segundo funcionario más importante del Gobierno) llega después de una temporada de escándalo en la empresa petrolífera más grande del mundo, en un momento en el que sector energético está contra las cuerdas y cuando sus productos están causando la mayor crisis que haya afrontado hasta ahora el planeta.

Las tres cosas guardan relación, por supuesto. El escándalo viene de la larga y lenta revelación por parte de reporteros de investigación de que Exxon lo sabía todo del cambio climático ya en fecha temprana como era el final de los años 70. Sus científicos iban tan por delante de la curva que la gerencia de la empresa llevaba tomando precauciones y planificando su estrategia desde hace un cuarto de siglo: construyendo plataformas de perforación para habérselas con el aumento del nivel del mar que sabían que se avecinaba, y tramando pujar por usufructos en un Ártico que sabían que se fundiría.

Pero en lugar de contárnoslo a todos los demás, lo que revelaron las investigaciones fue su profunda implicación en los esfuerzos por suscitar dudas y confusión en torno al cambio climático. Considerando las consecuencias, se trata de una serie de delitos empresariales frente a los cuales el fraude de las emisiones de Volkswagen parece como robar caramelos en una tienda de chuches. En un mundo racional, el Congreso estaría interrogando a Tillerson acerca de la conducta de la empresa y no preparándose para entregarle un empleo nacional de gran lujo sin pasar por las urnas.

El cambio climático significa no sólo el colapso de los sistemas fundamentales del planeta (después del año más cálido del que hay memoria, el hielo de los mares ha ido registrando mínimos históricos: el mundo tiene literalmente un aspecto distinto visto desde el espacio exterior). Eso también significa que el sector energético está en graves dificultades.

La industria petrolífera lleva años teniendo malos rendimientos en el mercado bursátil. El historial antaño excelente de rentabilidad de Exxon presenta hoy altibajos en el mejor de los casos. Y como resultado se ha entregado a toda clase de artimañas. USA Today informaba el lunes [9 de enero] de que, por medio de una filial europea, llegó a hacer negocios con Irán, Siria y Sudán mientras estas países estaban sujetos a sanciones norteamericanas (sanciones que, ejem, el secretario de Estado tendría que aplicar). Todo el mundo sabe que la empresa está en situación de ganar miles de millones con M mayúscula si Norteamérica levanta las sanciones a Rusia. Con su sector en decadencia, esta es la clase de medidas que Exxon se ha visto reducida a tramar. La respuesta global al cambio climático es la tercera parte del rompecabezas. Si escucháramos a los científicos y redobláramos nuestro compromiso de cambio, el sector petrolero sufriría un perjuicio aún mayor. Esa era la esperanza de los acuerdos de París, que apelaban a incrementar los modestos planes acordados en 2015, en consonancia con los que la ciencia va diciendo.

Pero ahora el tipo responsable de nuestra participación en el proceso de París podrá asegurarse de que esto no suceda. No puede salvar a Exxon y compañía a largo plazo – la rapidez de la caída del precio de las renovables será testigo de ello – pero si puede preservarla de verse atenazada con más dureza en los próximos años, aunque sea al precio de empujar la sobrecarga de carbono más allá de todas las cotas de referencia contra las que nos han prevenido los científicos.

Con todo y con eso, resulta difícil imaginar un único nombramiento que pueda causarle más perjuicios al planeta (aunque sin duda el resto del gabinete de Trump también reclamará su parte). Designar a este hombre como secretario de Estado recompensa el negacionismo climático, pervierte aún más nuestra política respecto al petróleo y lo hace en el preciso momento en que todos los datos proclaman a gritos que deberíamos ir en dirección contraria.

El único consuelo es que elimina todos los disimulos. La industria petrolífera gestionará nuestra política exterior, y lo hará a la luz del día. En ese sentido, supongo, a Trump hay que reconocerle una suerte de bárbara transparencia. Cuando la CIA derrocó a Mosaddeq, se avergonzaron al menos un poquito. Ya no.

Sin Permiso