Galeb Moussa: "Estados Unidos aún no puede digerir el triunfo de la Revolución Islámica de 1979"

bervum


Los enemigos de la República Islámica de Irán se frotaban las manos cuando estallaron protestas el 28 de diciembre de 2017, en Mashhad, la segunda ciudad más importante del país persa, a causa de la situación económica, el desempleo juvenil y el costo de la vida. Las manifestaciones se tornaron violentas por determinados factores y los pronunciamientos de agentes extranjeros no se hicieron esperar. A fin de comprender el actual escenario, el analista internacional argentino, Galeb Moussa, en exclusiva para Bervum, realizó una lectura nacional, regional e internacional de Irán. ¿Washington, Riad y Tel Aviv ante el creciente liderazgo regional y mundial de Irán, persigue un "cambio de régimen"?

Irán, el cuarto productor de petróleo del mundo y el segundo productor de la OPEP y Oriente Próximo -después de Arabia Saudita-, se ha posicionado como una potencia mundial. Además, de acuerdo al BP Statistical Review of World Energy, de junio de 2017, expone que el país persa tiene las primeras reservas de gas probadas del mundo, que ascienden a 33,5 billones de metros cúbicos, seguido de Rusia y Qatar. Con este último país, comparte la propiedad y la explotación del yacimiento de gas South Pars-North Dome: la mayor reserva del mundo de este recurso.

Además, los límites de la nación persa con el mar Caspio, el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán, lo hacen un actor fundamental en el escenario regional. Al sur de su territorio se encuentra el Estrecho de Ormuz, que conecta el Golfo de Omán con el Golfo Pérsico: una de las confluencias más importantes de la transferencia mundial de petróleo y el único paso marítimo para la exportación de petróleo de los estados del Golfo Pérsico.

Por estas razones y muchas otras, la República Islámica de Irán ha estado acechada de forma sistemática desde 1979, por el país de la "libertad" que sueña con retornar a los tiempos del Sha, para someter a la nación persa a sus intereses.

Cuantiosos han sido los esfuerzos contra Irán. El especialista en geopolítica, Tony Cartalucci, revela que en el año 2009, la Institución Brookings, un tanque de pensamiento de la estrategia geopolítica estadounidense, publicó un informe titulado "Qué camino a Persia?": opciones para una nueva estrategia americana hacia Irán", en el que se proponen varias opciones, que incluyen un posibles estrategias contra el país persa. El documento expone que "cualquier operación militar contra Irán probablemente será muy impopular en todo el mundo y requerirá el contexto internacional adecuado". ¿Hace cuánto que buscan el contexto adecuado Estados Unidos y sus aliados?

La agenda para atestar un golpe contra Teherán ha sido variada: va desde el terrorismo, concebido por la Casa Blanca, sanciones y bloqueos asfixiantes, las revoluciones de colores al mejor estilo del manual de Gene Sharp, con su propia modalidad iraní fracasada, conocida como "Revolución Verde" que data del año 2009; hasta las maniobras en contra del histórico acuerdo nuclear, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), alcanzado el 14 de julio de 2015 por la República Islámica de Irán y el sexteto, integrado por Reino Unido, China, Francia, Estados Unidos y Alemania.

El 28 de diciembre de 2017, iniciaron protestas en la segunda ciudad más importante de Irán:Mashhad -donde se encuentra en el santuario del Imán Reza-, para luego expandirse hasta Kermanshah en el oeste y Bandar Abbas en el sur. Las demandas apuntaban a la situación económica y financiera del país persa. No obstante, las manifestaciones han tratado de ser transformados en factores desestabilizadores desde adentro, mediante disturbios y la activación de una serie de grupos armados que incluso han incendiado edificios públicos.

Vía Twitter el presidente estadounidense, Donald Trump, expresó su espaldarazo al advertir que "tendrán el gran apoyo de Estados Unidos" y afirmó: "es hora de un cambio". Por su parte, Benjamín Netanhyahu publicó vía redes sociales: "valientes iraníes están saliendo a las calles. Buscan libertad, justicia y las libertades básicas que se les han negado por décadas". Además, el analista Rasoul Goudarzi advierte que "un estudio realizado por los ingenieros informáticos iraníes puso de relieve que la mayoría de los mensajes convocatorios para protestas fue lanzada desde Arabia Saudita y fueron escritos en idioma árabe y persa".


Antes que estallaran las manifestaciones, el 12 de diciembre de 2017 , el asesor de seguridad nacional israelí, Meir Ben-Shabbat y su homólogo estadounidense, Herbert Raymond Mcmaster, acordaron una estrategia conjunta contra Irán: "Esto implica medidas encaminadas a frenar las capacidades nucleares y de misiles de Irán, hacer retroceder su presencia en Siria y enfrentar a su aliado Hezbolá en el Líbano".


El protagonista histórico al que más le teme Occidente y sus aliados es el pueblo. El 3 de enero de 2018 cientos de miles de personas salieron a las calles de Tabriz, Ahvaz, Joram Abad, Hamedán y otras ciudades para condenar las manifestaciones violentas de los días anteriores. Ante este escenario recurrimos al analista internacional, Galeb Moussa para consultarle: ¿Qué ocurrirá en Irán? ¿Estados Unidos y sus aliados ha preparado el escenario en Oriente Medio para una contienda bélica contra Irán y espera cualquier pretexto para hacerlo efectivo?

Protestas lógicas vs. desestabilización

-¿Cuáles son las causas multifactoriales que han desencadenado las protestas en Irán?

-Las protestas en la República Islámica de Irán se originan por un problema económico y financiero: el aumento de la inflación, el incremento el dólar, el desempleo de los jóvenes, entre otros. Por eso han salido a protestar. Sin embargo, en contrapartida se ha manifestado muchas más personas para apoyar a la Revolución Islámica que ya tiene 40 años y se encuentra saludable. Estas protestas están siendo incitadas por los Estados Unidos para ocasionar un levantamiento popular o un movimiento contra-revolucionario, derrocar el gobierno y desestabilizar el país.

Hay que preguntarse: ¿por qué Irán está sufriendo esta crisis económica y financiera? El país persa firmó un acuerdo nuclear con el P5+1. A partir de la asunción de Donald Trump como inquilino de la Casa Blanca han incumplido con su parte del acuerdo, que era la eliminación de las sanciones económicas y la baja de los bloqueos. Por lo tanto, Washington se muestra como lo que es: un país que no cumple sus acuerdos, trata de desestabilizar y permanentemente está interfiriendo en los asuntos internos de otros países. ¿Con qué propósito? La expoliación y la dominación geoestratégica en un mundo que Estados Unidos cree que le pertenece.


-¿Cree que la calle iraní es reflejo de los antagonismos de sectores de la sociedad iraní?

-El pueblo iraní, por sobretodo, ama a su nación y si la ve en riesgo, va a unirse y amalgamarse. Lo que se ve hoy son protestas lógicas ante un problema económico financiero, pero también existen ciertos sectores funcionales a los deseos de Occidente. Esto viene desde hace mucho tiempo y lo hemos visto con el grupo terrorista Muyahidín Jalq (MKO, en inglés), los innumerables atentados terroristas que ha sufrido la República Islámica de Irán, donde han matado diputados e incluso, el líder supremo de la Revolución, Seyed Alí Jamenei, tiene un brazo paralizado producto de un atentado.


Lo que refleja la calle iraní no es antagonismo. Hay protestas que son legítimas y también existe una reivindicación de la Revolución a través de la multitudinaria salida del pueblo a las calles.



-¿Qué panorama vislumbra en relación a las protestas y al escenario internacional?

-Las protestas no tienen futuro, realmente van a terminar muy rápido, así como ocurrió con el intento de la "Revolución Verde". Todos estos esfuerzos mediáticos y políticos no tienen ningún sentido.

La Revolución Islámica goza de buena salud, el pueblo quiere vivir dignamente y no humillado como en los tiempos del Sha, donde el rey mataba a los disidentes con su propia mano.

Las manifestaciones no van a tener mayor repercusión, por más que inciten desde las redes sociales (Twitter o Facebook) a que las personas salgan masivamente a las calles a cometer actos contra-revolucionarios que no van a suceder y serían un fracaso.


-Mencionaba la "Revolución Verde": ¿cuáles son las mayores diferencias entre ese episodio y el actual?

-En realidad son muchas. En aquel momento estaba Mahmud Ahmadineyad como candidato a presidente y ganó las elecciones por mucho margen; dijeron que hubo fraude. Sin embargo, hicieron el reconteo de votos y la cifra aumentó todavía más a favor de Ahmadineyad. En aquel entonces, había candidatos (Mir-Hossein Mousavi, Mohsén Rezaí y Mehdí Karrubí) instigando todas esas movidas.


La "Revolución Verde" fue una más de las Revoluciones de Colores, de manual que están diseñadas para socavar las instituciones de los países y de esa manera hacer un golpe blando. Pero fracasó en Irán.

La República Islámica en cualquier momento va a solucionar el problema económico financiero.

Irán: Potencia regional y mundial

-¿Cuál es la estrategia de los enemigos de Irán (Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel) al señalarlo como el principal financista del terrorismo en la región?

-Lo que pueda decir Washington, Riad y Tel Aviv en realidad no tiene validez. Irán es una república que ha demostrado cabalmente luchar en contra el terrorismo. Entonces, ¿cómo puede promoverlo?

Sin embargo, tenemos el ejemplo al revés. Estados Unidos creó a ISIS y lo pertrechó. También hizo lo mismo con Al Qaeda. Por su parte, Arabia Saudita enviaba armamento a los grupos terroristas que operaban en Siria. Israel prestó apoyo logístico en las zonas de las fronteras del Golán a los terroristas en sus hospitales de campaña.

Es decir, lo que se ve de una manera, en realidad hay que leerlo al revés. Los que promueven y alientan el terrorismo para sus fines mezquinos y hegemónicos son precisamente Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel, y no la República Islámica que ha puesto todo de sí para defender a países como Yemen, Siria y países vecinos como Irak, para deshacerse de estas organizaciones terroristas promovidas los países que pretenden mantener su hegemonía.

-¿Considera que estos países ven con recelo los triunfos de la cooperación para derrotar a DAESH en Siria de la que formó parte Irán y teme a su liderazgo regional?

-En realidad, aparte del temor que se le tiene a la República Islámica porque ya se ha erigido como una potencia regional y por qué no mundial, con el estatus que ha alcanzado tanto en tecnología como en industria y militar; existe otra razón. Estados Unidos aún no puede digerir el triunfo de la Revolución Islámica de 1979, que terminó con el dominio sobre Persia en aquel momento y el Sha de Irán.

Esto le ha hecho mucho daño a Washington debido a que allí tenía su principal base de operaciones y extraía el petróleo, tanto para Estados Unidos como para Israel. Por lo tanto, el triunfo de la Revolución Islámica le ha provocado un daño inconmensurable al país norteamericano. Ese es el factor principal que viene de lejos. Luego se añade el temor de Arabia Saudita sobre el avance de la República Islámica a nivel político, diplomático, militar y el apoyo que presta a los países que son atacados por Riad y la coalición del Golfo Pérsico. Todos estos son motivos de temor, principalmente para Israel, que es el enemigo número uno del mundo.

Las sanciones occidentales y sus consecuencias...

-Irán tiene una deuda externa muy baja. Eso nos hace preguntarnos: ¿Dónde estaría la República Islámica sin las sanciones impuestas por Occidente?

-Irán sin las sanciones estaría a un nivel muy parecido al de Alemania o alguna de las grandes economías del mundo. Tanto bloqueo y sanciones han sufrido que han obligado a los iraníes a desarrollar su propia industria, tecnología y armamento.

La deuda externa del país persa es baja porque no tiene la injerencia de Occidente en su sistema económico-financiero, más allá de las transacciones comerciales que pueda hacer con otros países, en materia de exportación e importación.

Irán es un país que tiene muchísimo consumo interno, pero que lamentablemente, en algún momento, se iba a ver afectado por todas estas sanciones que no le permiten comerciar libremente con aquellos países que tiene acuerdos comerciales.

En este sentido, tiene un manejo con China y Rusia muy importante que no se ven afectado por las sanciones de Estados Unidos. No obstante, hay intercambios con otros países que sí se ven perjudicados como Alemania y Francia, que han tenido tradicionalmente un vínculo muy cercano con la República Islámica de Irán. Tan es así, que la empresa francesa Peugeot tiene un fábrica de autopartes en el país persa.


-En los últimos tiempos se ha evidenciado una ruptura entre la política de Estados Unidos y la Unión Europea. Este bloque se ha negado a suscribir más sanciones contra Irán y opta por defender el acuerdo nuclear. ¿Este proceder de Bruselas se mantendrá o cederán ante las presiones de Washington?

-Este escenario no solo se va a mantener, se profundizará. Europa ya está cansada de ser rehén de Estados Unidos en cuanto a la provisión de petróleo y todo lo que tiene que ver con energía.

¿Cuál fue la estrategia de Washington? El país norteamericano domina el petróleo de Arabia Saudita, Irak, Kuwait y todos los países del Golfo Pérsico y la península Arábiga. Sin embargo, no puede dominar el petróleo de Irán y Rusia y ha puesto de rodillas a Europa y ésta ya se ha cansado. Entonces, lo que firmó este bloque fue un acuerdo que los beneficiaba en el sentido de dejar de ser rehén de Estados Unidos y comerciar libremente con quienes ellos quisieran. Irán es un país muy apetecible con el cual comerciar.