El Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS: ¿Sueño o realidad contra-hegemónica?

bervum


En el año 2009 se forjó un sueño. Nacían los BRICS con la pretensión de posicionarse como la gran alternativa contra-hegemónica, profetizada desde los mismos confines capitalistas. El Nuevo Banco de Desarrollo (NDB), que se estableció en 2014, es el brazo financiero del grupo de economías emergentes: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. ¿Podrá concretarse como el contrapeso del orden financiero mundial?

Del 3 al 5 de septiembre de 2017, la ciudad costera de Xiamen (China) será la anfitriona de la IX Cumbre de los BRICS. Este encuentro estará marcado por las disputas fronterizas entre China e India, en Buthán y Cahemira; el boicot de la cumbre de "Belt & Road", por parte del primer ministro indio, Narendra Modi, y su coqueteo con Estados Unidos; la presencia de Michel Temer, un presidente no electo en Brasil, involucrado en actos de corrupción y pro-imperialista; Washington con un presidente proteccionista; la nota de las calificadoras de riesgo que otorgaron a Sudáfrica el status de bono basura, así como una China que apuesta por el libre mercado. ¿Lograrán sus diferencias encontrarse en su espíritu fundacional? 

Nacimiento de los BRICS

El acrónimo "BRIC" fue empleado por primera vez en el año 2003 por el economista jefe del Grupo Goldman Sachs, Jim O'Neill, en su artículo de economía mundial titulado: "Dreaming with BRIC: The Path to 2050". En este texto de 24 páginas, advertía que Brasil, Rusia, India y China -los BRIC- podrían convertirse en la gran fuerza de la economía mundial, basado en un estudio -con proyección hasta el año 2050- del crecimiento del PIB, los ingresos per cápita y los movimientos de la moneda en las economías: "Si las cosas van bien, en menos de 40 años, las economías de los BRIC podrían ser más grandes que el G6 en dólares. Para 2025 podrían representar más de la mitad del tamaño del G6. Del G6 actual, sólo los EE.UU. y Japón pueden estar entre las seis mayores economías en términos de dólares de EE.UU. en 2050."

Soñando con los BRICs, en el año 2009, se celebró la primera cumbre, en Yekateronburg (Rusia). Al año siguiente, al acrónimo del grupo se le sumó una "S" mayúscula, con la adhesión de Sudáfrica al bloque. En la actualidad, los BRICS congregan el 23% del PIB global, cuentan con el 44% de la población mundial y juntos, han contribuido a más de la mitad del crecimiento global de los últimos 10 años, convirtiéndose en el motor de la economía mundial.


La apuesta financiera: El Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) 

Los países integrantes de los BRICS se interesaron en la posibilidad de crear un Banco (multilateral) de Desarrollo con el propósito de movilizar recursos para proyectos de infraestructura y desarrollo sostenible de sus miembros, de otras economías emergentes y países "en desarrollo". Entre los principales objetivos de las operaciones del NDB se encontraban: fomento del desarrollo de los países miembros, apoyo al crecimiento económico, promoción de la competitividad y facilitar la creación de empleo, así como la creación de una plataforma de intercambio de conocimiento entre los países en desarrollo. 

La concepción de este banco desafiaba a los gigantes hegemónicos occidentales: el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Joseph Stiglitz, economista estadounidense y Premio Nobel de Economía, expresó que el nuevo Banco de Desarrollo marcaba un "cambio fundamental en el poder económico y político global". 

En la sexta cumbre de los BRICS, celebrada en Fortaleza (Brasil) en el año 2014, los líderes del bloque firmaron el acuerdo mediante el que se estableció el Banco de Desarrollo (NDB). En la declaración se manifestó que esta entidad debía fortalecer la cooperación, complementar los esfuerzos de las instituciones financieras multilaterales y regionales para el desarrollo global fuerte, sostenible y equilibrado. De forma conjunta, se estableció que el banco tendría un capital inicial autorizado de US $100 mil millones y el capital suscrito inicial sería de US $ 50.000 millones, distribuidos entre los miembros fundadores. A diferencia del Banco Mundial y el FMI, cada miembro del NDB tiene igual poder de voto.


Respecto a las responsabilidades quedaron distribuidas de la siguiente manera: el primer presidente de la Junta de Gobernadores para Rusia, el primer presidente de la Junta Directiva sería de Brasil, el primer Presidente del banco sería de la India. La sede del banco estaría en Shanghái, mientras que el Centro Regional de África para el Nuevo Banco Desarrollo quedaría establecido en Sudáfrica, al igual que la sede. 

Durante esta cumbre, también se firmó un Acuerdo de Reservas de Contingencia (CRA), a la que se le asignó un fondo inicial de US $ 100 mil. China aportó US $ 41 mil millones, al tiempo que Brasil, Rusia e India participaron con US $ 18 mil millones y Sudáfrica contribuyó con US $ 5 mil millones. ¿El objetivo? Afrontar la crisis financiera de las economías emergentes. Al respecto el gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan sostuvo que la esta reserva no estaba diseñada "para luchar contra los defectos sistemáticos y macroeconómicos". 
El NDB entró formalmente en vigor como entidad jurídica durante la Cumbre de Ufa (Rusia), celebrada el 7 de julio de 2015. Durante este encuentro se nombró al empresario indio, sr. K.V. Kamath, como presidente de la entidad financiera de los BRICS. Más tarde, con la firma del Acuerdo de Sede con el gobierno de la República Popular de China y el memorándum de Entendimiento con el gobierno Popular Municipal de Shanghái, el 27 de febrero de 2016, el NDB entró en pleno funcionamiento. Dio sus primeros pasos cuando ese mismo año, aprobó préstamos con USD 1.5 mil millones de asistencia financiera para proyectos relativos a energía verde y renovable, así como de transporte. En el año 2016, la Junta Directiva del NDB aprobó 11 proyectos con préstamos calculados en más de USD 1.500 millones.  

Las costuras: ¿Cuándo le diremos adiós al dólar?

La importancia geopolítica de los BRICS es indiscutible. Este bloque ha sido concebido como un contrapeso en el tablero del orden mundial, dispuesto a funcionar bajo la lógica de la cooperación y el ganar-ganar. Sin embargo, las entidades alternativas, léase Banco de Desarrollo de los BRICS (NDB) junto a su Acuerdo de Reserva de Contingencia (CRA) e incluso en Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) denominan en dólares. Este es el gran talón de Aquiles de esta propuesta contra-hegemónica. El economista canadiense, Michel Chossudovsky, revela que los BRICS "a menos que estén acoplados con un sistema multi-moneda del comercio y del crédito, no amenazan la hegemonía del dólar. Al contrario, tienden a sostener y extender los préstamos denominados en dólares. Además, replican varias características del marco de Bretton Woods."

No se trata de un bloque uniforme. China y Rusia han impulsado el intercambio de rublos y yuanes, mediante el Banco Central de Rusia y el Banco Popular de China con el objetivo de facilitar el comercio. Incluso, Rusia en el año 2014, planteó un acuerdo con varias divisas. En este sentido, la presidenta del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiúllina,  afirmó a mediados de ese año: "Estamos discutiendo con China y con nuestros socios del BRICS el establecimiento de un sistema de intercambio multilateral que permita transferir dinero a uno u otro país si es necesario".


¿Dónde están el real, el rand y la rupia? Brasil, Sudáfrica y la India están sumidos en las condiciones del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. A causa de su deuda, no tienen soberanía sobre su política monetaria y en materia de reformas macroeconómicas. Las instituciones financieras de Washington siempre están al acecho. El economista Chossudovsky explica que al tener tales niveles de endeudamiento, están sujetos a los acreedores externos: "El banco central de estos países está controlado por Wall Street y el FMI. Para que entraran en un acuerdo bancario de desarrollo "no-dólar" o "anti-dólar" con múltiples monedas, habrían requerido la aprobación previa del FMI."

El investigador canadiense, no cree que el Acuerdo de Reserva de Contingencia (CRA) escape de esta realidad. ¿Por qué? la CRA se maneja de forma semejante a los acuerdos de préstamo precautorio del Fondo Monetario Internacional, debido a que permite a los países endeudados mantener a la par su tipo de cambio frente al dólar. A propósito de esto, la hegemonía financiera no parece perder: "El dólar denominado $ 100 mil millones del fondo CRA es un plato de plata para especuladores institucionales occidentales, incluyendo JP Morgan Chase, Deutsche Bank, HSBC, Goldman Sachs y otros, que están involucrados en operaciones de venta corta en el mercado Forex. En última instancia, el fondo de la CRA financiará el ataque especulativo en el mercado de divisas."

Si la idea del Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) es desafiar a las entidades financieras como el Banco el Mundial: ¿Cómo se explica el establecimiento de bases de cooperación con el "enemigo"? En septiembre de 2016, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el presidente del Banco de Desarrollo (NDB) firmaron un memorando de "entendimiento" entre estas instituciones para contribuir en la atención de las necesidades de infraestructura a nivel global. El presidente del Banco Mundial subrayó: "Cuando los bancos multilaterales del mundo trabajan en estrecha colaboración y apoyan el desarrollo que promueve el crecimiento inclusivo en los países de ingresos bajos y medianos, los pobres y los vulnerables son los más beneficiados. " Los antecedentes históricos tienen otra ecuación, sr. Kim: Banco Mundial + "colaboración" a los pobres = más endeudamiento y mayor pobreza.

La voz popular de los BRICS

"Peoples BRICS" o el Foro Popular BRICS es una red de movimientos, sindicatos, redes nacionales y organizaciones civiles. En el marco de la II Reunión Anual del Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) que se realizó en Nueva Delhi, entre el 31 de marzo y el 2 de abril de 2017, el Foro Popular se reunió un día antes del evento, el 30 de marzo, para discutir su preocupación sobre esta entidad financiera de los BRICS, al advertir que "el Banco está envuelto bajo un velo secreto."

Luego de examinar los proyectos que el NDB financia, el Foro Popular concluyó en su declaración que el modelo de negocio de esta entidad no dista del de otras entidades financiera como el Banco Mundial: "el Nuevo Banco de Desarrollo tiene que dar un paso atrás y reconsiderar por qué de hecho se estableció. Al hacerlo, [el] NDB debe activamente llegar a los movimientos de los pueblos, las organizaciones de la sociedad civil y las redes de los pueblos que trabajan realmente con las comunidades pobres y afectadas (...)." En esta declaración también sostienen: "Si se hace tal corrección del curso, NDB realmente tiene la oportunidad de convertirse en el Banco líder que responde a las preocupaciones reales de las personas, en lugar de ir a la línea de otras instituciones financieras que sólo están interesados en financiar todas las transacciones que producen más riqueza para la cima 1% y miseria para el resto."


En este sentido, el economista Patrick Bond expresa que los países miembros de los BRICS son promotores de prácticas neoliberales que apuestan por la acumulación de capital, extracción de recursos y expansión de sus mercados. Sin embargo, considera que la agitación popular puede hacer que los BRICS retorne su curso originario: el anti-imperialista. ¿Escucharán el llamado? 

¿Los BRICS podrán cumplir su promesa fundacional?

El presidente de Rusia, Vladimir Putin en un artículo de su autoría titulado "Hacia Nuevos Horizontes de Asociación Estratégica", con fecha del 1 de septiembre de 2017 indicaba: "Recientemente se han registrado considerables logros prácticos en esta esfera, principalmente el lanzamiento del Nuevo Banco de Desarrollo (...) Este año, el NDB debe aprobar un segundo paquete de proyectos de inversión por valor de entre $ 2.5 y $ 3 mil millones en total. Estoy convencido de que su implementación no sólo será un impulso para nuestras economías, sino que también promoverá la integración entre nuestros países."

Además, hizo hincapié en que su país, junto a los otros países de los BRICS están preocupados por la "injusticia de la arquitectura financiera y económica global, que no da la debida consideración al peso creciente de las economías emergentes." De forma conjunta, reiteró su compromiso en colaborar con la promoción de reformas en materia de regulación financiera internacional y la superación del dominio del número limitado de monedas de reservas. No olvidó manifestar que trabajarán "hacia una distribución más equilibrada de las cuotas y las acciones con derecho a voto dentro del FMI y el Banco Mundial". 

Por nuestra parte, esperamos que si es así, la estrategia sea infiltrarse para socavar las estructuras de estas entidades financieras hegemónicas desde adentro. El presidente del Nuevo Banco de Desarrollo, K. V. Kamath, durante la reunión con los líderes de negocios del grupo de los BRICS este 1 de septiembre de 2017, previa a la cumbre de jefes de Estado, señaló que los líderes empresariales esperaban tomar créditos en moneda local como parte del deseo fundacional del banco de "romper la tiranía de las monedas fuertes". Líderes, no olviden lo que el mundo necesita de los BRICS: si realmente van a construir una plataforma contra-hegemónica, escuchen a sus pueblos y comiencen por el primer gran golpe a la hegemonía del dólar, mediante el anhelado sistema multi-moneda en el seno de los BRICS.