Eduardo Samán: "Intentaron impedir que el Comandante supiera que había una conspiración en mi contra"

bervum


El próximo 10 de diciembre de 2017, Venezuela celebrará elecciones municipales. Ese día se elegirá al Alcalde del Municipio Libertador, el más extenso de los cinco municipios en que se divide el Área Metropolitana de Caracas y el más poblado del país. A propósito de estos comicios, Bervum conversó con el candidato al Municipio Libertador por el partido Patria Para Todos (PPT) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV), Eduardo Samán Namel, quien detalló sus propuestas, reveló episodios de su tránsito por cargos en la administración pública y realizó una lectura política de la ciudad. ¿Qué ofrece Samán en este ring?

"A Caracas llegaron los buenos tiempos", solía decir el alcalde Jorge Rodríguez en el año 2011. Y sin duda llegaron: por aquellos días, cuando la Alcaldía del municipio Libertador y el Gobierno del Distrito Capital trabajaban de la mano, vimos la recuperación de los espacios patrimoniales y públicos, el mantenimiento de los servicios, la articulación con las comunidades, la denominada ruta Estampas y la ruta Histórica junto al circuito de cine, entre otras actividades culturales, que hicieron brillar a la ciudad. Sin embargo, la sombra regresó y se apoderó de las cuadras ganadas: la atención a la política nacional fue priorizada (Jorge Rodríguez fue el jefe de campaña, el encargado de los diálogos de paz, etc), dejando a su suerte a la sultana del Ávila y sus ciudadanos.

Hoy, el "cuadrilátero histórico" -como solía llamar el historiador y periodista venezolano, Arístides Rojas (1826-1894), a las principales calles y edificios de la Caracas Colonial- se ha convertido en un cuadrilátero político donde se manifiesta el descontento por el abandono de la capital y las imposiciones de un partido, nacido como ningún otro hasta ese momento, "desde las raíces mismas del pueblo", tal como lo manifestó el presidente Hugo Chávez el 14 de marzo de 2008 cuando fue juramentada la Primera Dirección Nacional del PSUV. ¿Olvidó esas raíces el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)?

En medio de esta escena irrumpe un farmaceútico, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), con estudios de postgrado en Química de Medicamentos. Eduardo Samán nació en 1964 en Caracas y ahora se ha postulado como candidato para el municipio Libertador. ¿Quién es él y quién sería Caracas si llegase a ser electo?

La odisea de la candidatura

- ¿A quién representa Eduardo Samán?

"Yo represento un sentimiento, que lo pudo haber representado cualquier persona, pero me tocó a mí. El sentimiento de la gente que está harta de las imposiciones, cansada de las excusas, de las maniobras. Gente que quiere soluciones a sus problemas. Que puedan ir y comprar sus cosas al abasto, al supermercado. Que puedan salir después de las 6:00 pm, que no se auto encarcelen más.

Hace un mes yo no pensaba ser candidato a la alcaldía, no es algo que yo planifiqué, pero se generaron unas circunstancias. Fíjate que los partidos que me apoyan ya habían inscrito candidatos que no aspiraban realmente a la alcaldía, lo hicieron para reservar el espacio, pero en el fondo los partidos pensaban llegar a un acuerdo con el gobierno para tener candidaturas únicas, como se hizo en las elecciones regionales, cuando le dieron el voto de confianza al gobierno, declinando a las aspiraciones individuales de cada partido en pro de que la derecha no ganara. 

Sin embargo, esta vez la derecha declaró que no iba a participar en las elecciones municipales, que iban a llamar a la abstención. Entonces, el gobierno vio que su candidatura estaba asegurada y que por lo tanto, no necesitaba de las otras fuerzas, aún cuando ellas han sido aliadas y leales al gobierno. 

Pero aún quedaba un partido que no había inscrito candidatura: el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP). Este partido inscribió mi candidatura y eso permitió que el PPT y el PCV se sumaran. El MEP fue presionado para cambiar mi candidatura y lo hizo. Lo curioso es que la sustitución de la candidatura del MEP sí se ve reflejada en el tarjetón, pero el apoyo que me dieron el PPT y el PCV  no. Yo me pregunto ¿Cómo sí les dio tiempo de cambiar ésta, pero no les dio tiempo de cambiar la otra? Lo hicieron para generar confusión".



- ¿Qué dice el Consejo Nacional Electoral (CNE)?

"Los alegatos del CNE son tecnicismos (...) En principio, no querían que yo participara (...) Fue la presión popular que hizo que ellos rectificaran, aceptaran la candidatura, pero como una maniobra para generar confusión, no incluyeron mi nombre en el tarjetón.

Sabemos que todavía hay tiempo para que en la máquina electoral pueda aparecer mi nombre, para no generar más confusión en el electorado. Yo voy a ser el único candidato cuyo nombre no está en ninguna tarjeta".


- Pero el día que el CNE de los resultados, independientemente de cuales sean, ¿anunciará o no el nombre de Eduardo Samán?

"Ellos no nos han dicho eso. Ni siquiera han publicado la lista oficial de los candidatos que van a participar y ya comenzó la campaña. ¿Tú has visto una lista que no sea este tarjetón? Primera irregularidad: cuando se hizo la primera admisión esa lista de candidatos debió haber sido pública ¿Para qué? Para impedir que se inscribieran candidatos fuera de lapso ¿Cómo saber que eso no pasó?

Segunda irregularidad: una vez cerrado todo el proceso, el CNE tenía que hacer pública la lista de los candidatos que están participando. Mi nombre no aparece por ninguna parte. Yo estoy totalmente invisibilizado. ¿Cómo sé que no hay más candidatos que van a poder ser electos y cuyo nombre no está aquí? Esa lista no está. ¿Por qué? Nosotros creemos que todavía pueden salir con cosas debajo de la manga"

- ¿Qué sí tienes hasta ahora?

"Hay una fe de errata que van a publicar en la puerta de cada centro electoral, pero ¿y si después no la publican? ¿El mismo día de las elecciones, en el mismo momento en que la gente va a votar, es que se va a enterar que yo voy a las elecciones? Hay una evidente discriminación. Esto cuestiona la institución democrática y a quienes la dirigen".

Las raíces del Samán...

- Como militante de la revolución ha ocupado varios cargos en la administración pública: ¿Cuáles son los mayores obstáculos y retos para aplicar las políticas públicas?

"He sido director del Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual (SAPI); del Servicio Autónomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (SENCAMER); presidente del Instituto Autónomo para la Defensa y Educación del Consumidor y Usuario (INDECU) que luego convertimos en el Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (INDEPABIS); y Ministro de Comercio. Después regresé y fui otra vez presidente del INDEPABIS en el año 2013, cuando hubo una ofensiva económica completa que le garantizó la victoria electoral al chavismo en las elecciones municipales, a pesar de que las encuestas decían lo contrario. Nosotros revertimos las encuestas en 3 meses y en parte fue por la gestión del INDEPABIS. Y no lo digo solo yo, es el reconocimiento de la gente.

Tú me hablas de los obstáculos... Bueno, como ministro yo estaba promoviendo una nueva Ley de Patentes -una reforma de la Ley de Propiedad Industrial-, que tenía que ver con las patentes farmacéuticas y el acceso a los medicamentos. Eso fue lo que me sacó del ejercicio del cargo de ministro. Hubo una conspiración entre la industria farmacéutica multinacional representada por la Cámara Venezolana del Medicamento (CAVEME) y la suegra de quien era un ministro muy influyente, Rafael Ramírez, la abogada Hildegard Rondón de Sansó. La industria y ella prepararon otra normativa.

Esta conspiración se recoge en un cable que envía la embajada de Estados Unidos en Caracas al Departamento de Estado y luego fue revelado en los Wikileaks. Ahí la industria farmacéutica le informa a la embajada que ya pueden respirar tranquilos porque "La Ley Samán" -ellos la llamaban así- no va. Pues va "una ley hecha en lenguaje chavista" (con ayuda de Hildegard Rondón de Sansó) pero que realmente los beneficiaba a ellos, y que si el gobierno no tomaba nuevas medidas, iba a seguir siendo un año de muchas ganancias. 

En ese mismo cable se menciona que el mercado de medicamentos en Venezuela era de 6.000 millones de dólares para el año 2009. El cable fue enviado a la embajada el 25 de enero de 2010. Además en ese cable se menciona que yo voy a salir del ministerio. Yo fui notificado de mi salida del ministerio el 12 de febrero de 2010. Tres semanas antes, la industria farmacéutica transnacional ya lo sabía, habían participado en la conspiración contra mí, y eso fue incluso reconocido por los medios de comunicación de derecha y de izquierda".

- ¿Llegó esta información a las altas esferas del gobierno? ¿Lo supo Chávez?

"Algunos en las altas esferas sabían de la conspiración. Permitieron que se conspirara contra un ministro del gobierno. Ese cable es muy revelador: al final dice que Eduardo Samán tiene una posición más extrema que sus colegas cubanos en el área de propiedad intelectual. ¿Por qué? Porque nosotros empezamos a tener diferencias en la suscripción de tratados internacionales con los cubanos. Ellos nos inducían a suscribir tratados internacionales desfavorables para nuestro país, desventajosos para nuestra industria farmacéutica nacional y para nuestro pueblo.

Pero esos informes fueron revelados cerca de agosto, yo salí en febrero, ya para esa fecha ya la enfermedad del comandante Chávez había avanzado. Además, ellos intentaron a través de todos los medios impedir que el comandante supiera que había una conspiración. Yo desconozco si el comandante llegó a conocer la realidad. 

Luego, durante mi gestión en el INDEPABIS -la segunda vez- los obstáculos fueron las mafias que controlan los sistemas de suministro. Mafias que operan desde el sector privado -infiltradas en el gobierno- y que impedían la gestión plena. Me tenían las manos atadas, yo estaba amordazado. Por ejemplo, eso de obligar a que los comerciantes marcaran el precio sobre los productos -aunque lo hacía de forma irreverente- yo lo tenía prohibido. Pero lo hacía y les decía "si quieren me botan".

A mí me tiraron un atentado, donde fallecieron las 3 personas que me atacaron (con granadas y un revólver magnum). Si no interviene el único escolta que yo tenía me hubiesen matado porque habrían roto el blindaje del carro que no era de alta resistencia. Después, asesinaron a mi hermano y el crimen no fue nunca aclarado. Supuestamente era para robarle el carro, pero no le quitaron ni le hicieron nada. Quedó una gente presa, les endosaron ese homicidio y ya, solucionado el caso. Nunca supimos por qué a él, cómo fue que lo interceptaron, por qué un solo tiro. Yo he sido víctima de todo eso por enfrentarme a las mafias. Esas mafias están infiltradas hoy en día en el gobierno y están operando para que yo no llegue a la alcaldía porque saben que desde allí los voy a enfrentar. Desde el mercado Mayor de Coche, los mercados municipales y los mataderos municipales". 

"La inteligencia colectiva es superior a la individual"

- Haciendo un ejercicio de historia contrafactual o historia alterna: ¿Qué habría ocurrido si se hubiesen realizado unas primarias en el seno del PSUV para elegir a los candidatos de la revolución?   

"Si las primarias son limpias, la gente va, vota, y al final se escogen a las personas con mayores aptitudes. El pueblo es más sabio que cualquier dedo. No pueden decirnos que el pueblo se equivoca y que una sola persona, un dirigente, va a tener la razón. 

Por eso nosotros tenemos una herramienta de participación ciudadana instalada en la página web unsamanparacaracas.org, hecha en software libre. Caracas tiene casos como el Sambil de la Candelaria, ¿qué hacer con él?, pues lo vamos a colocar allí, y que la gente decida. Primero, con sus propuestas a través de internet y luego en debates presenciales. Si eso hay que llevarlo a un referéndum pues lo haremos. Yo no puedo ser más sabio que el colectivo. Hay una inteligencia colectiva que es superior a la inteligencia individual de una persona".


- En este sentido: ¿Cómo articular su figura con los sectores populares? 

"Yo no voy a responder a un poder, ni una tendencia, ni a un grupito específico. Yo tengo que responder a toda la gente. A todos. A mí me están postulando partidos del Gran Polo Patriótico, PCV y PPT. El Frente Antiimperialista es un partido con 5 movimientos más. Yo me debo a un grupo muy grande de personas incluyendo a un sector de la clase media que es importante".

- ¿"La clase media"?

"Sí, es un sector que tiene las mismas necesidades que el pueblo llano. ¿Por qué? Porque si tienen buenos salarios, la devaluación hizo que no sirva para absolutamente nada. Les robó sus ahorros también. Hay un problema grave con los estratos medios, que nosotros tenemos que enfrentar desde el liderazgo local. Hoy no hay ningún tipo de atención para esas personas. Hoy los programas sociales no están siendo enfocados hacia los estratos medios, sin menoscabo de las personas más necesitadas, quienes tampoco tienen acceso a los programas sociales en pleno, porque a veces si no están metidos en las macollas; si no van a una movilización o no votan por fulano, pues nada".

- ¿Con o sin el Estado?

"La alcaldía no puede fragmentar el Estado, no podemos ser un virreinato. Yo tengo que gobernar con una dirección colectiva unificada y con la gente. 

A mí me preocupa que ellos no quieran, pero tendría que gobernar con todos, debido a que los problemas de la ciudad no los resuelve una sola persona: aquí el mesías no sirve y mucho menos Eduardo Samán.

Nosotros hemos hecho los recorridos en las parroquias y verdaderamente da dolor el tema del transporte. No hay un alcalde que se haya preocupado por hacer un sistema realmente público de transporte. Hay alcaldes en Venezuela que cuando el Ministerio del Transporte importa unidades, se pelean esas unidades para sus municipios, menos el de nosotros. Ni siquiera se reúne con las Asociaciones de Conductores para fijarles precios. Ellos están poniendo el precio que les da la gana. 


También hay problemas graves con la recaudación. La Superintendencia Municipal de Administración Tributaria (SUMAT) recauda el 0,9% de la facturación total y la recaudación está tercerizada con una compañía privada, que no la conocen ni siquiera los concejales. ¿Cuánto se le está pagando a esa compañía recaudadora? Porque acá los impuestos son grandes. El impuesto que se paga por basura, por ejemplo, es mucho, a los comercios les cobran por metro cuadrado de superficie.

Además está la vialidad y el agua. Hay comunidades que pasan 30 días sin agua, cuando aquí en la ciudad abres un pozo y resuelves el problema. Caracas está flotando en agua. Somos un valle, tenemos ríos subterráneos que pasan por debajo de la ciudad, y que más bien están produciendo una licuefacción del suelo, por eso es que las calles se hunden. 

Los sistemas vitales de la ciudad están en riesgo por el abandono. El alcalde se encargó de asuntos de la alta política -campañas, negociar con la oposición- pero él no podía descuidar y comprometer la vida de todos los habitantes... que ya vamos para 3 millones".

Pasado, presente y... ¿posible futuro de Caracas?

- De esa antigua gestión: ¿A cuáles iniciativas le daría continuidad? ¿Cuáles haría a un lado?  

"La recuperación del Patrimonio Histórico es una gestión que se reconoce. Me consta que fue realizada con el Gobierno del Distrito Capital en manos de Jacqueline Farías y la Alcaldía. Esa gestión la vamos a mantener y la vamos a mejorar. Todo el rescate del patrimonio cultural, histórico. 

Pero cosas como el "Suena Caracas" lo vamos a convertir en Sueña Caracas. Suena Caracas contrata a artistas de afuera para darles dólares cuando hay niños sufriendo por falta de medicinas. No hay algo más dramático que eso. El Alcalde es médico ¿no le duele? Existiendo esos casos ¿tú vas y le pagas a un artista muy bueno, muy chévere, que da muchos votos, que jala mucha gente? Yo no voy a hacer eso".

- ¿Pero se va a articular cultura con seguridad? ¿Qué más se hará?

"Caracas tiene una policía, que durante un tiempo se confundió con la Policía Nacional porque los uniformes eran similares, pero ahora ya se pueden diferenciar. Es una policía que estuvo intervenida y ya no lo está, pero que requiere una atención especial. Igual el tema de la delincuencia no se trata solamente con policía.

Tenemos que lograr la reindustrialización de Caracas, darle vida, activar la industria textil y la industria del calzado, que son compatibles con la ciudad y podrían tener capacidad de exportación. La alcaldía puede crear empresas de importación y exportación. Incluso una empresa energética para hacer la gasificación directa de la ciudad. Por ejemplo, la alcaldía de Managua, en Nicaragua, cuando estaban los sandinistas, era la que compraba el petróleo barato a Venezuela. No se le vendía al gobierno de Nicaragua sino a la alcaldía y la alcaldía se lo ponía barato a la gente. 

Nosotros podemos tener una empresa energética, una empresa de importación y exportación, donde podamos acopiar esa producción de calzado y confección, exportarla y bajarle las divisas. Las empresas solo tendrían que pagar su impuesto municipal que es 0,9% de la facturación. No se les pide más nada. 

Las cooperativas y las empresas no tienen fuerza para exportar, pero en cambio la alcaldía que es un poder político, la empresa de la alcaldía sí lo podría hacer.


También esta la agricultura urbana y periurbana, la ciudad tiene que ser repensada. Voluntariamente, debemos llevar a personas a trabajar la tierra. Tenemos que alimentar a la ciudad: producir el alimento y distribuirlo de forma eficiente y barata, sin que medie la especulación.

Además, si tenemos una fuerza política popular, combativa, nosotros podemos garantizar que la producción llegue directo del campo al mercado mayor y desmontar las roscas, podemos hacer que la comida le llegue barata a la gente. 

Esas son mis principales propuestas, pero eso no significa que nosotros no podamos hacer mucho más.

La alcaldía tiene 25.000 trabajadores mal pagados, con un contrato colectivo paupérrimo. Yo me voy a reunir con los sindicatos y vamos a ver cuáles son las necesidades existentes. Creo que con la recaudación nos alcanza y si no es así, vamos a generar esos recursos para pagarle bien a la gente, a los trabajadores, a los policías. Vamos a ideologizarlos con valores de honestidad y desprendimiento. Un policía no puede venderse al de la licorería por 4 lochas. Hay que empezar a depurar eso, sacar las mafias de arriba primero y luego rescatar la policía.

También tengo un programa de vuelta a la patria. Nos han tildado de escuálidos por eso, pero no me importa. Nosotros tenemos que rescatar a los muchachos -y los no muchachos- que se fueron del país. Yo considero que las migraciones son un ataque directo a la población. Si esas migraciones continúan nos van a diezmar como pueblo. Si nuestra población entra en decrecimiento nos condenan a desaparecer. A muchos países les ocurrió".

¿Aspiraciones presidenciales?

- Usted habla de ideología: ¿Cree que la polémica desatada por su candidatura es capaz de generar una revisión en las filas del PSUV?

"Ya lo está generando. La candidatura desató los demonios dentro del PSUV. Y hoy la militancia, la dirigencia media y otros altos dirigentes, están reflexionando. Yo no descarto que haya altos dirigentes apoyando la candidatura, sin manifestarse. Por ejemplo, leyendo entre líneas las declaraciones de Diosdado Cabello -vicepresidente de ese partido-, yo puedo suponer que él no está en contra de esta candidatura".

- De ser electo alcalde: ¿Aspiraría a convertirse en gobernador o incluso presidente?

"Uno debe ocupar el cargo para el que lo eligieron. Si a mí me hubiesen electo en la Asamblea Nacional Constituyente yo no hubiese dejado ese cargo. Opté y no quedé. Pero de haberlo hecho, yo jamás hubiese abandonado ese cargo: se trata de ser vocero del poder originario, de una instancia superior, prácticamente omnipotente. 

Si yo salgo electo alcalde de Caracas yo voy a completar mi mandato y espero que cuando culmine, pueda salir a caminar por la calle, como lo hago ahora, sin que la gente me quiera escupir la cara. A pesar de haber sido ministro y participar en cosas duras -las expropiaciones, las nacionalizaciones de las empresas, la nacionalización de Éxito y Bicentenario, etc.- la gente me respeta, mis vecinos saben cómo vivo. Puedo dar la cara.

Yo no voy a usar la alcaldía como trampolín para escalar a otros cargos políticos, ni nada eso. La gente rechaza ese quita y pon, el juego de las barajitas. Incluso a Aristóbulo lo usaron como comodín y casi lo queman ¿Qué irrespeto al pueblo es ese? 

Si yo salgo de esa gestión, y la gente reconoce que se hizo bien y quiere postularme a algo, por supuesto. Pero yo no voy a abandonar mi cargo para irme en marzo a unas presidenciales, no. Tengo que resolver los problemas de Caracas para que me puedan conocer o elegir, si así lo quieren. 

Yo no tengo aspiraciones en lo inmediato de ser presidente, ni siquiera hace 30 días tenía aspiraciones de ser alcalde, fue el momento histórico.