Diálogos Gobierno-ELN en la ruta de la paz completa

Por: Carlos Medina Gallego

bervum



El inicio de la fase pública de los diálogos entre el Gobierno Nacional y el ELN, en la ciudad de Quito-Ecuador, estuvo cargado de expectativas y escepticismos. La naturaleza de la agenda y la ruta de participación de la sociedad, colocan a las delegaciones de paz frente a grandes retos para llevar las conversaciones de manera exitosa y garantizar la firma de un acuerdo de finalización del conflicto que satisfaga las partes y haga efectiva la idea de Paz Completa.

Las preguntas centrales que se le hacen a estos diálogos son tres: 1. ¿Cómo va ser la participación de la sociedad y con qué propósito?; 2. ¿Qué tan vinculante van a ser los resultados de esa participación en la definición de los temas de agenda? 3. y ¿Cuáles deben ser los resultados de las conversaciones que establezcan la finalización del conflicto armado entre el ELN y el Gobierno?.

Tanto el gobierno como el ELN van a recoger la experiencia alcanzada en otros procesos y buscaran realizar el mejor trabajo posible para hacer coincidir sus distintos enfoques e intereses. Dadas las características de la agenda y las dificultades que se han presentado para poder colocar en marcha la mesa pública, lo mejor podría ser que las conversaciones se iniciaran con dos comisiones de trabajo, una con el propósito de abordar el tema de la participación de la sociedad y la otra, los temas humanitarios y de desescalamiento del conflicto, tema este que es fundamental para la ambientación de los diálogos.

Tanto el gobierno como el ELN van a recoger la experiencia alcanzada en otros procesos y buscaran realizar el mejor trabajo posible para hacer coincidir sus distintos enfoques e intereses. Dadas las características de la agenda y las dificultades que se han presentado para poder colocar en marcha la mesa pública, lo mejor podría ser que las conversaciones se iniciaran con dos comisiones de trabajo, una con el propósito de abordar el tema de la participación de la sociedad y la otra, los temas humanitarios y de desescalamiento del conflicto, tema este que es fundamental para la ambientación de los diálogos.


Construir una atmosfera de confianza para dialogar  

Tal vez el primer reto que tiene la mesa es construir una atmosfera de confianza en que las dos partes se sientan lo suficientemente cómodos como para avanzar en las conversaciones sin convertirla en un lugar de pulsos y forcejeos innecesarios. En este caso, la mesa se extiende al cuerpo social en las lógicas de la participación la que desde el comienzo debe precisar sus alcances y la naturaleza vinculante o no de sus propuestas. Una mesa de esta naturaleza debe estar abierta a la intervención de los distintos sectores de la sociedad y debe ser fundamento de un dialogo complejo de intereses y necesidades. Un elemento innovador de este proceso, lo constituye precisamente la participación de la sociedad la que seguramente va llegar cargada de propuestas y necesidades de todo tipo que las partes tendrán que organizar, sistematizar y tratar ordenadamente en lo que es posible. 

En los últimos semanas de Diciembre y las primeras de Enero, se ha percibido un cambio importante en el lenguaje de las partes; hay un ELN más relajado, menos tenso, más comunicativo, dispuesto al dialogo y más comprometido con el mismo. La delegación de paz conducida por Pablo Beltrán, el más veterano de la delegación en conversaciones de paz, comienza a visibilizar otros liderazgos en sus procesos de aprendizajes y desprendimientos. Igualmente, la delegación del gobierno, conducida por Juan Camilo Restrepo, asumió con especial rigor la tarea de superar los escollos y cumplir en la práctica con los compromisos humanitarios, acordados bilateralmente. 

"seguramente el ELN dará especial atención a los sectores y movimientos sociales que han luchado en torno a nuevas agendas reivindicativas"  

Las conversaciones entre el Gobierno Nacional y el ELN, ira tomando fuerza en la medida en que se reconozca y se haga evidente que el ELN, es una organización, social, cultural y políticamente distinta a las FARC y que ello implica que debe tener en los diálogos su propio espacio y tiempo. Que la mesa ira construyendo un reloj cuya velocidad está determinada, por nada distinto, a la voluntad de las partes de ponerse de acuerdo en los puntos de mayor complejidad y confrontación. Tengo la certeza que tanto el gobierno como el ELN entraran en una dinámica de entendimientos que la sociedad se encargara de legitimar con su participación centrada e inteligente. 


Una metodología rigurosa y clara 

Un segundo reto consiste en dotar los diálogos de una metodología lo suficientemente rigurosa que posibilite que la participación de la sociedad se de en el marco no solo de procesos claros, sino, sobre todo de propósitos claros. 

Convertir a la sociedad en un sujeto de diálogo en unas conversaciones de paz es fruto de un proceso paulatino de empoderamiento que conduce a actores sociales marginados o excluidos a desarrollar su visión del mundo social y político, a ganar identidad y voluntad política, a concebir y realizar acciones de injerencia social para negociar entornos más favorables a sus necesidades. Incidir en la toma de decisiones que permitan llegar a acuerdos en una mesa de conversaciones requiere y fomenta una actitud proactiva, promueve el fortalecimiento organizacional y la necesidad de robustecer liderazgos que sean capaces de formular objetivos claros y desarrollar acciones para posicionarse ante la opinión pública y frente a otras fuerzas sociales. 

En mi concepto el ELN, es una organización afortunada, cuenta con una serie de esfuerzos sociales y organizativos que se han dedicado con especial entrega a promover sus diálogos a través de las más diversas acciones y acompañamientos; cuenta con el respaldo de sectores progresistas de la iglesia que están dispuestos a jugar un papel decidido en la mediación amplia para favorecer el mejor desarrollo posible de los diálogos y, con una Comisión Facilitadora Civil para los Diálogos con el ELN, que los ha acompañado a lo largo de casi 20 años, la cual fue idea del inmolado Jaime Garzón. Pero, Igualmente, sin ningún escrúpulo pueden disponer de toda la inteligencia del país para que les hable y los oriente sobre los temas de interés en los que consideren que se requiere de mayores experticias a las que tienen. 


 Una agenda propia de interés nacional

Más allá de las temáticas generales que se corresponden con la canasta de derechos sociales que han de mover la conflictividad futura (trabajo, salud, educación, vivienda?), de la lucha por una democracia incluyente y respetuosa de la diferencia, del tema de las víctimas del conflicto y los derechos humanos de la población, el tema central del ELN tiene que ver con la política minero energética, el medio ambiente y los recursos naturales, aspectos que la organización ha reivindicado desde mediados de la década de los ochenta. 

 Hoy el ELN, puede contar con un mayor apoyo si toca con suficiente y pragmática inteligencia el tema minero energético, prestando especial atención a la minería artesanal y tradicional, a la pequeña y mediana minería, a la legalización de los títulos mineros de pequeños y medianos propietarios, a la revisión de la política de distribución y condiciones de inversión de regalías en los territorios productivos, al manejo ambiental por parte de las trasnacionales, a la conservación de los recursos naturales como recursos estratégicos de la nación (aguas, páramos, humedales, selvas y ecosistemas frágiles?entre otros), al compromiso social empresarial con las poblaciones y los territorios. Si enfrenta con decisión la minería ilegal en manos de paramilitares y bandas criminales y legaliza socialmente su propia minería. 

La capacidad de influir en lo político depende del poder que el ELN logre acumular en apoyo social y movilización, así como de su fortalecimiento como sujeto social y político, tanto a su interior, como en sus relaciones con otros grupos e intereses, lo cual tiene implícito un diálogo más amplio que sus propios espacios naturales y sus propias o exclusivas necesidades. El dialogo con empresarios y gobernantes regionales, con los partidos políticos, la iglesia y la academia, con la fuerza pública y la comunidad internacional hace parte de ese proceso de construir relaciones proactivas a un proceso amplio de participación y apoyos.

Seguramente el ELN dará especial atención a los sectores y movimientos sociales que han luchado en torno a nuevas agendas reivindicativas, más equitativas e incluyentes, que contribuyen a la transformación de las relaciones de poder y a la construcción de ambientes de bienestar, convivencia y seguridad superiores en los territorios, pero que están en espacios donde la multiplicidad de intereses, en particular de economías a gran escala y extractivistas, debe ser tenida en cuenta en diálogos abiertos y francos donde la agenda común los reconozca y valore con realismo.

La producción local y regional de iniciativas y propuestas de la sociedad, genera insumos para la construcción de política pública de implicaciones nacionales, porque se comparten problemáticas y necesidades que lo posibilitan, pero su fortaleza está en la posibilidad de pensar la paz desde los territorios y las regiones atendiendo las especificidades de cada uno, de ahí el énfasis y la tendencia que tiene el dialogo con el ELN a construirse desde los territorios, con sus poblaciones, necesidades y conflictos.


Un punto previo humanitario.  

Un dialogo manejado con suficiente claridad e inteligencia, debe dar al tema humanitario un lugar especial que permita llegar a acuerdos de implementación inmediata. El tema del secuestro tiene un peso moral muy alto en la sociedad colombiana y es necesario hacerlo a un lado tomando decisiones al respecto que impida cualquier tipo de cuestionamiento permanente a los diálogos, más cuando existen temas centrales que comprometen la seguridad de la población y a los cuales el Estado colombiano debe prestar especial atención. 

La reactivación de los grupos paramilitares y la persecución y asesinato de dirigentes sociales constituyen un impedimento real para que los diálogos puedan darse en un contexto participación amplia de la sociedad. La posibilidad de declarar inicialmente un cese unilateral al fuego por parte del ELN, y una actitud institucional de desescalamiento del conflicto y centralización de las acciones de la fuerza pública en los enemigos de la paz, sería un avance significativo en el camino de ir encontrando el cese bilateral y definitivo al fuego. Declaran un cese conjunto de hostilidades en el que se garantice la suspensión del secuestro por parte del ELN y de la persecución y el hostigamiento por parte del Estado y las Fuerzas Militares a las poblaciones en los territorios, así como el mayor respecto y seguridad para los líderes sociales constituye una tarea esencial de esa comisión humanitaria, la que debe ocuparse igualmente de los prisioneros políticos y sociales, de su seguridad, derechos y estado de salud. 

Sentarse a la mesa de conversaciones en la fase publica es abrir una ventana de oportunidades que trabajada con responsabilidad permite alcanzar importantes y significativos logros en el camino de acuerdos definitivos.



No hacer a un lado la agenda de la Habana.    

Los puntos de agenda que se conocen, acordados entre el gobierno y el ELN, seguramente tomaran en consideración obligados aspectos de los temas acordados en La Habana que competen al interés general en un único sistema político y para una única nación. Ya Nicolás Rodríguez ha hablado al respecto y seguramente las circunstancias históricas han de ir definiendo en la práctica ese tipo de acercamientos y adscripciones, sin que ello signifique subordinación alguna. Temas como víctimas y justicia que fueron resultado de discusiones de largo aliento pueden ser revisados desprevenidamente y valorados en la justa dimensión de lo que resulta necesario.

El proceso de conversaciones entre el Gobierno Nacional y el ELN, comienza a producirse a puertas de un periodo político que promete ser bastante complicado en término de disputas entre distintos sectores e interés partidarios y, por esa razón, debe blindarse adecuadamente para sobrellevar una coyuntura electoral que va a estar cargada de todo tipo de objeciones. El ELN puede de manera inteligente interlocutar con los distintos partidos y movimientos políticos sobre los temas de la paz y colocar la discusión en el ámbito del interés nacional, evitando así que el debate electoral instrumentalice negativamente el proceso.

La propuesta hecha por el ELN de depositar la confianza en la sociedad para que participe democráticamente en la formulación de iniciativas a la mesa de conversaciones, puede que concluya con el tiempo en una gran DIÁLOGO NACIONAL y en un PROGRAMA NACIONAL DE PAZ, que comprometa reformas constitucionales e institucionales democráticas, políticas públicas incluyentes, planes de desarrollo e inversiones focalizadas, dirigidas a construir una sociedad más libre, justa y democrática.

Por ahora, es necesario desear que los diálogos vayan encontrando, poco a poco, los ambientes, seguridades, entusiasmos y respaldos que les permita transitar el difícil pero necesario camino de un acuerdo definitivo de terminación del conflicto armado y construcción de una paz completa.


Este artículo fue escrito para la revista IZQUIERDA     


Imagen principal: Steve Wolf

Imagen: EFE