¿Crecerá la economía de Venezuela en el 2017?

Por: Jesús Millán Alejos

bervum


La economía venezolana desde principios del siglo XX ha sido dependiente de la exportación de hidrocarburos, los altibajos de sus perspectivas de crecimiento han sido establecidos casi exclusivamente por esta variable, no es casualidad que los bajos precios del petróleo experimentados en 2016, aunado al vencimiento de títulos de deuda, un aparato industrial dependiente casi exclusivamente de ?petrodólares baratos?; hicieron un caldo de cultivo perfecto para desencadenar uno de los peores momentos económicos de nuestra historia contemporánea como fue -a mi opinión- mayo de 2016.

Ahora bien, las expectativas del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial y calificadoras de riesgo, no han sido alentadoras (como de costumbre) con la República Bolivariana de Venezuela, pintan un escenario de caída del producto interno bruto del -4% para este año y algunos hablan de una especie de apocalipsis financiero que terminaría de destruir el Proyecto Bolivariano; sin embargo, el Mundo ha cambiado mucho desde que se hicieron esas mediciones, las cuales se acostumbran en octubre del año inmediato anterior, me explicaré.

Todo el año 2016 el fenómeno comunicacional fue sin lugar a dudas el ahora Presidente Donald Trump, que denunciaba como una especie de profeta desquiciado, el sistema que impera en los Estados Unidos de América y que ha dejado en la ruina a su clase trabajadora, por otra parte estaba el escenario virtual que armaron todos los medios del Orbe, una especie de ?cayapa? mediática contra el magnate y en favor de Hillary Clinton, lo cual significaba la continuidad de un sistema, es decir, continuidad de los bajos precios del petróleo, la destrucción del Medio Oriente, el libre comercio y continuar la guerra fría contra Rusia.

Por ello, para octubre de 2016, estas calificadoras, agencias e instituciones daban a la ?Killary? el Despacho Oval de la Casa Blanca, por lo que la continuidad del orden imperante estaba garantizada, con los resultados que ya conocen todos, la caída de las quinielas y de las predicciones de los mejores ?sesudos analistas?, los mismos que estafaron a su Pueblo con la crisis financiera de 2008, los mismos que decían que el ?Brexit? no prosperaba.

Trump quiere reactivar la economía de su País, quiere crear fuentes de empleo, quiere hacer carreteras, hospitales, un muro (me imagino que lo frisará, porque eso lo comenzó hacer Bill Clinton) en la frontera sur, quiere de vuelta las compañías en suelo yanqui, palabras más, palabras menos, necesitará más plata y petróleo; no por casualidad, el Presidente Trump ha puesto de Secretario de Estado a Rex Tillerson, Director Ejecutivo de uno de los ?archienemigos? de la Revolución Bolivariana como es la Exxon Mobil Corporation, pero ¡no temáis camaradas¡ sé que estáis pensando que nos llegará el CIADI (Centro Arbitral del Banco Mundial) y nos quitarán las refinerías en los USA y nos obligará a pagar los 20 mil millones que estaban pidiendo leoninamente de indemnización y que nuestro brillante servicio diplomático lo redujo a 1600, o que Tillerson se confabulará con Granger en Guyana y nos quitará hasta las bocas del Orinoco como pretendían los ingleses en 1899, no digo que esto no se les haya pasado por la cabeza a estos millonarios, pero existe un hecho incontrovertible, el petróleo subirá de precio y sustancialmente.

Los acuerdos de reducción de crudo en 1,8 millones de barriles diarios entre la OPEP y Rusia, el posible levantamiento de las sanciones al Gigante Euroasiático por parte de Occidente, la fractura del Acuerdo Nuclear con Irán, la quiebra de la economía de guerra en Arabia Saudita, la destrucción del DAESH y el fin de la guerra en Siria, la construcción de oleductos en Norteamérica, así como un viraje a los combustibles fósiles convencionales, hacen pensar que los precios del petróleo seguirán recuperándose hasta niveles insospechados en octubre de 2016, por lo cual la predicción de caída del -4% del PIB por el Banco Mundial, aunado a las medidas económicas que valientemente ha tomado el Presidente Maduro, en las que ha diversificado las exportaciones no petroleras en un ritmo exponencial, así como la reducción drástica de las importaciones y el freno del despilfarro de dólares en estupideces como: remesas, viajes de placer, pago de pensiones en el exterior, dólares a empresas malandras; la economía venezolana se recuperará y tendrá un repunte insospechado hace unos meses atrás. La razón la tendrá el tiempo, no soy brujo, ni adivino, pero la historia ha demostrado que cuando sube el petróleo crece la economía venezolana, del resto todas son conjeturas como las de las agencias ?descalificadoras?.  



imagen: Dustin Wallace