Consulta popular en Ecuador: ¿desarmar el andar de la Revolución Ciudadana?

bervum


"Ganar una elección, como lo hizo Lenín Moreno en abril, por montarse en el caballo [bicicleta] de Correa, es una cosa. Tener el coraje de continuar su lucha y encabezarla, es otra cosa completamente diferente."  [Joe Emersberger. Escritor canadiense]

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, basado en el artículo 147 (numeral 14), confirmó el pasado lunes 18 de septiembre, la realización de una consulta popular, examinada por la Corte Constitucional este lunes 2 de octubre. Ese mismo día, se conocieron los 7 puntos seleccionados de un vasto océano de 450 propuestas emanadas de la ciudadanía ecuatoriana. ¿Se trata de escuchar la voz de los diversos sectores de la sociedad o hacerle el juego a la derecha?

En medio de un huracán político en Ecuador, se aproxima una consulta popular convocada por el presidente Lenín Moreno, que aún no tiene fecha definida. Este espacio de participación promete ser el ring de la contienda entre el legado del ex presidente Rafael Correa y el reformismo burgués. ¿Se convertirá en el mayor retroceso de los avances de la Revolución Ciudadana?


La consulta popular: ¿mecanismo para deshacerse de la Revolución Ciudadana?

Después de haber sido electo presidente de Ecuador, con la fuerza impulsora del bloque Alianza PAÍS, Lenín Moreno "descubrió" que la deuda pública del país era mayor de lo reportado, curioso si recordamos que formó parte del gobierno del ex presidente, Rafael Correa. Sorpresivamente, el actual mandatario ecuatoriano también se enteró de las acusaciones de corrupción que pesaban contra su compañero de binomio y actual vicepresidente, Jorge Glass.

Moreno ha mostrado los dientes al líder de la Revolución Ciudadana, Rafael Correa, y a su legado. Por eso, ha arremetido contra el vicepresidente Jorge Glass, quien ha sido suspendido de sus funciones por decreto ejecutivo del pasado 3 de agosto -alegándose asociación ilícita a la trama de corrupción de Odebrecht-. Al darse a conocer esta medida presidencial, altos cargos de Alianza PAÍS renunciaron al gobierno de Moreno: Paola Pabón, Secretaria de Gestión Política; Ricardo Patiño, asesor del Gobierno y Virgilio Hernández, asesor presidencial. Ahora Glass está en manos de la justicia, luego de haberse entregado por dictamen del juez Miguel Jurado.

A pesar del confuso escenario político, los asambleístas del bloque Alianza PAÍS respaldaron la consulta convocada por Moreno, mediante un comunicado en el que expresan unirse a este llamado, siempre y cuando esté: ?orientado a fortalecer la institucionalidad ganada, ampliar derechos, justicia y reforzar los mecanismos de transparencia, con estricto apego al Programa de Gobierno que resultó ganador en las últimas elecciones?.


La joya de la corona que persigue Moreno es "dejar sin efecto la enmienda que permite la reelección indefinida", tal como reza la pregunta 3. Previamente, el actual presidente había expresado que "es una aberración política que un presidente pueda eternizarse en el poder".

Por su parte, Correa ha expresado que es necesaria la realización de una Asamblea Constituyente para afrontar el asunto de la reelección, una opción que se introdujo en el año 2015 mediante una enmienda constitucional y que le permitiría a Correa regresar al poder a partir del año 2021: "Buscan inhabilitarme como a Lula, buscan bajar (eliminar) la reelección indefinida, pero no sólo eso: buscan meterme preso, es la judicialización de la política (...) En esa consulta muy probablemente pregunten por el cambio de autoridades de control, sobre todo el fiscal; cambian al fiscal, ponen un enemigo mío y Correa a la cárcel, eso es lo que están buscando, tenemos que tener las cosas claras?, advirtió Correa durante una entrevista concedida a AFP en Bogotá, Colombia.


¿Qué está en juego?

Antes de la llegada de la Revolución Ciudadana, Ecuador era una presa más de políticas de austeridad y neoliberalismo. Una sociedad caracterizada por la desigualdad y la inestabilidad política -a pesar de su riqueza petrolera-, donde entre el año 1996 y 2006 desfilaron 8 presidentes. Ley Orgánica de Responsabilidad, Estabilización y Transparencia Fiscal del año 2002, apoyada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, estipulaba -en su artículo 17- que los recursos del Fondo de Estabilización de Ecuador debían ser destinados de la siguiente manera: el 70% de los ingresos a pagos de deuda, el 20% a estabilizar los ingresos petroleros hasta alcanzar el 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 10% a educación y salud.  Los economistas Ha-Joon Chang y James K. Galbraith revelan que "la pobreza aumentó un tercio entre 1995 y 2001, cuando alcanzó el 45%"; disminuyó de 1995 a 2006 sólo en un 2,7%, mientras que entre 2006 y 2014 se redujo en más del 32%. Ambos profesores nos recuerdan en una carta, suscrita por más de 50 economistas que: "La era del consenso de Washington en Ecuador no benefició a la mayoría de los ecuatorianos, y la mayoría de los ecuatorianos dejó que sus sentimientos fueran conocidos, a través de protestas masivas que ayudaron a derrocar a varios presidentes; y finalmente en las elecciones de 2006 que marcaron el comienzo de una era de cambio real -una ruptura histórica con las políticas económicas que, en parte, colocaron a los intereses de la élite ecuatoriana, de Washington y de un poderoso capital internacional por delante de la mayoría de los ecuatorianos."

La oposición vislumbra en la consulta popular, la oportunidad perfecta para deshacerse de los logros y disposiciones de la Revolución Ciudadana para que retornen las políticas económicas que sólo benefician a las élites. El ex candidato presidencial de la derecha por el grupo CREO, Guillermo Lasso, dio a conocer su lista de solicitudes para la consulta popular. Lasso apuesta por deshacerse del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, una entidad autónoma creada para impulsar la democracia participativa y que está dedicada a la designación de las autoridades de control que fiscalizan la gestión de las instituciones públicas: Defensoría del Pueblo, Defensoría Pública, Fiscalía General del Estado y Contraloría General del Estado; los miembros del Consejo Nacional Electoral, Tribunal Contencioso Electoral y Consejo de la Judicatura.

Lasso coincide con Moreno -o viceversa- en la necesidad de eliminar la reelección indefinida para los cargos de elección popular. 

Eso no es todo. La consulta planteada por Moreno también ofrece -mediante la cuarta pregunta- la posibilidad de eliminar la "Ley para Evitar la Especulación sobre el Valor de la Tierra y Fijación de Tributo", conocida como ley de Plusvalía, aprobada en la Asamblea Nacional el 27 de diciembre de 2016. El pasado 24 de julio, pidió la revisión de este estatuto, cuando esgrimió que "la construcción es uno de los sectores que más trabajo genera. Sin embargo, según el Banco Central, durante el primer trimestre de 2017 fue el sector económico con peor evolución, reflejando una contracción del 7,3% respecto del mismo trimestre del 2016". ¿Por qué revisar el alcance y la aplicación de esta ley? ¿Tendrá interés de contribuir al enriquecimiento del sector privado de construcción?

El ex presidente, Rafael Correa, en su blog Economía y Bicicleta explica que muy claro esta ley: "parte del principio que el excesivo incremento de valor de un bien inmueble, que no es fruto de la acción directa del propietario, pertenece a la ciudad (...) Con la Ley de Plusvalía las ganancias extraordinarias, más aún cuando es producto de la obra pública, van a los municipios; se evita la corrupción de utilizar información privilegiada para lucro privado; se impide la especulación del suelo y potenciales burbujas inmobiliarias; y se crean fuertes incentivos para declarar el verdadero valor del inmueble y así evitar la evasión del impuesto catastral". Adicionalmente, Correa cita al Centro de Estudios Fiscales del SRI,al advertir que en el año 2013 en los nueve principales municipios de Ecuador, más de 600 millones de dólares terminaron en manos privadas por concepto de plusvalía que generó la inversión pública. 

¿Cuál es el rumbo con Moreno?

Durante la campaña electoral, Lenín Moreno convenientemente se montó en la bicicleta de la Revolución Ciudadana; se bajó luego de convertirse en presidente y con la consulta popular se proyecta desarmar la estructura de esa bicicleta. El analista político Mario Ramos, advierte que Moreno "legitima los planteamientos de la derecha". Además, reitera que el actual presidente "entregó los medios públicos a personajes de derecha, ellos dirigen ahora los medios que fueron creados por el presidente Correa?. Prueba de ello es que ahora el periódico gubernamental, El Telégrafo, está a cargo de un ex director de un periódico de la derecha, El Comercio. En este sentido, el citado analista Emersberger nos recuerda un hecho fundamental: "Una falla importante en la forma en que Correa y otros gobiernos de izquierda han contrarrestado a los medios de comunicación privados es que confía en que tengan poder ejecutivo. Si pierden el poder (ya sea a través de una derrota electoral o porque traicione a un traidor como Lenín Moreno) el debate público será rápidamente dominado por las mismas élites de nuevo". Esto está ocurriendo en Ecuador y es uno de los mayores riesgos para los avances logrados. La traición e intento de aniquilación de la Revolución Ciudadana está en marcha, las directrices y el modo de exterminio lo determina la derecha. ¿Permitirá el pueblo ecuatoriano el retorno de las élites?

 

Alberto Morales