Trump provoca el inicio de una nueva intifada

bervum


Estados Unidos se ha convertido en el primer país del mundo que reconoce la ciudad de Jerusalén como capital del Estado de Israel.

De esta forma, Donald Trump, realizó un movimiento que rompe con la política de la primera potencia mundial desde 1991, cuando George Bush lanzó un proceso de paz entre israelíes y palestinos con EEUU como mediador.

Trump también anunció que ha dado instrucciones para que se traslade la embajada de EEUU a Jerusalén, aunque ningún país tiene embajada en esa ciudad precisamente para evitar tensiones.

Recordemos que las fuerzas de Israel se anexionaron Jerusalén, territorio palestino, en la llamada Guerra de los Seis Días. Luego, en 1980, el Parlamento israelí aprobó una ley en la que instalaba la capital del país en Jerusalén "de manera unificada". Solo un mes después de esta decisión de Israel, la ONU se opuso a ella. ¿Por qué? Precisamente para evitar una tensión que ahora ha revivido Trump.

Por eso Naciones Unidas aprobó, aunque de manera no vinculante, que todos sus países miembros mantuvieran las embajadas en Tel Aviv.

Hoy, el mandatario estadounidense justificó la medida con el argumento de que Jerusalén es la sede actual de los poderes públicos de Israel y que, incluso, allí han acudido todos los mandatarios estadounidenses a reunirse con sus contrapartes israelíes.

Sin embargo, las reacciones van de la indignación total, sobre todo en los países árabes, o la preocupación expresada por países de la Unión Europea.

Hamas, el movimiento palestino, ha llamado este jueves a una nueva "Intifada" (sublevación) que comenzará, según su líder, este mismo viernes.

"La única manera de hacer frente a esta política sionista apoyada por EE.UU. es encendiendo una nueva intifada", señaló el líder de Hamas, Ismail Haniyeh.

Ber Vum