Roman Polanski se salvó de nuevo

bervum


La Fiscalía de Estados Unidos no presentará cargos contra el cineasta Roman Polanski por un episodio de acoso sexual a una menor de 10 años que e tuvo lugar en 1975 ya que "el caso ha prescrito"

La asistente del fiscal del condado de Los Ángeles, Michele Hanisee, ha rechazado de manera formal acusar a Polanski por las alegaciones formuladas el pasado diciembre por Marianne Barnard, quien aseguró que fue acosada sexualmente por el realizador durante una sesión fotográfica en la que el cineasta la retrató desnuda.

Cuando el caso salió a la luz ya se preveía que no prosperaría por ser demasiado antiguo. Sin embargo, el Departamento de Policía de Los Ángeles investigó las acusaciones porque las pruebas que se localicen pueden servir para esclarecer otros casos en los que está envuelto el cineasta.

En agosto del pasado año, otra mujer, identificada como Robin M., denunció públicamente en Los Ángeles que Polanski abusó de ella en 1973, cuando era una adolescente de 16 años. Se trataba de la tercera mujer en denunciar abusos por parte del director después de que lo hicieran Charlotte Lewis en 2010 y Samantha Geimer en 1977.

Recordemos que en los setenta, Polanski, que tenía 43 años entonces, drogó y obligó a Geimer, de 13, a mantener relaciones sexuales después de una sesión fotográfica, delito por el que fue arrestado.

Polanski se declaró culpable y pasó 42 días en la cárcel, pero estando en libertad bajo fianza y ante el temor de tener que volver a prisión para cumplir una condena mucho más severa, huyó de EEUU hacia Europa a finales de 1978.

El director, que fue galardonado con un Oscar por su película "El pianista" (año 2003), argumentó que había huido porque había llegado a un acuerdo con las autoridades para cumplir únicamente 48 días de condena.

Polanski defendió que había escapado del país porque el magistrado Laurence Rittenband pretendía imponerle una condena más dura de la pactada.

El cineasta, que ahora tiene 84 años, presentó en febrero una serie de documentos para regresar a Estados Unidos y cerrar el caso de Barnard sin tener que pasar por prisión, pero un juez de Los Ángeles rechazó su propuesta.

Esta situación ha restringido su libertad de movimiento por todo el mundo durante años por miedo a que Estados Unidos reclamara su extradición.

Ber Vum