Presidenciales chilenas entran en su recta final

bervum


Unos 14 millones de electores chilenos están convocados a las urnas este domingo para una segunda vuelta electoral, pero la derecha de Sebastián Piñera y la centroizquierda del candidato Alejandro Guillier llegan con una diferencia muy estrecha.

Aunque las encuestas han sido criticadas por no haber previsto el alto porcentaje de apoyo del Frente Amplio en la primera vuelta y haber sobrevalorado a Piñera, dos sondeos, el de Cadem y el de Criteria, ponen a los candidatos en empate técnico.

La encuesta de Cadem del viernes 1 de diciembre le da a Piñera 40% y a Guillier 38,6%; la de Criteria, del 30 de noviembre, da 47% para Piñera y 45% para Guillier, en votantes totales.

Los decisivos

Sin embargo, en la primera vuelta del 19 de noviembre, sufragaron apenas un 46% de los ciudadanos habilitados. Los abstencionistas, de animarse, podrían marcar la diferencia.

En aquella oportunidad, el expresidente Piñera quedó primero con el 36,64% entre los ocho candidatos que estaban en la carrera a La Moneda. Guillier obtuvo solo un 22,7% de respaldo en la primera vuelta -con lo que necesita al menos conseguir un 27,3% para imponerse a la derecha-, pero su formación ha recibido el apoyo de Beatriz Sánchez, del izquierdista Frente Amplio, que casi le pisó los talones con un 20,27%

Promesas finales

La campaña de segunda vuelta, de solo cuatro semanas, ha tenido un ritmo que no se advirtió en la primera etapa y tanto Sebastián Piñera como Alejandro Guillier se han visto obligados a hacer cambios programáticos.

En el caso de la derecha, el expresidente tuvo que transformar su discurso con respecto a la gratuidad de la educación superior, a la que se oponía, y ofreció enfocar el beneficio en la formación técnica.

El candidato del oficialismo, en busca de cautivar al electorado del Frente Amplio de izquierda, propuso eliminar la deuda que adquirieron los alumnos con los bancos para poder estudiar, pero solo para el 40% más pobre.

Ber Vum