La comunidad afro logró que Doug Jones triunfase en Alabama

bervum


Alabama, uno de los rincones más conservadores de América, sufrió este martes por la noche un terremoto político: Doug Jones se convirtió, contra pronóstico, en el primer senador demócrata elegido por este Estado tras 25 años de triunfos republicanos.

Jones derrotó al juez Roy Moore, alias La Roca, un fanático religioso que recibió varias acusaciones abusos sexuales en plena campaña, pero fue apoyado incondicionalmente por Donald Trump.

"Los republicanos han perdido una plaza clave en la Cámara alta y recibido una advertencia de cara a las elecciones legislativas de 2018: la fidelidad de su base electoral tiene un límite, incluso en el viejo sur", expresó la periodista Amanda Mars.

No fue una victoria muy holgada. Con el 99% escrutado, el candidato demócrata, Doug Jones, rozaba el 50% de los sufragios, frente al 48% de Moore. Pero unos 20.000 votos de diferencia bastaron para alterar el Senado estadounidense: la mayoría republicana se contrae de 52 a 51 legisladores, mientras que los demócratas pasaran a ser 49.

Las razones

Jones, de 63 años, es respaldado por los moderados e independientes y es muy admirado por la comunidad negra de Alabama, que supone un 26% de la población con derecho al voto, así como de una comunidad de latinos mucho menor.

¿Las razones? Jones, en su condición de fiscal, procesó a dos de los miembros del Ku Klux Klan que atentaron con una bomba en una iglesia baptista de Birmingham, en 1963, y mataron a cuatro niñas negras. Adempas, Jones entabló una amistad estrecha con los familiares de las víctimas.

Este atentado sirvió como un importante catalizador del movimiento para la igualdad racial y la aprobación de la ley federal de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación racial. 

El puesto que ocupará Jones en el Senado es el que pertenecía al ahora fiscal general estadounidense Jeff Sessions, un halcón conservador con un buen historial de acusaciones de racismo y homofobia a la espalda. Pero el republicano que aspiraba a relevarle, Moore, era aun peor.


Ber Vum