El Papa llegó a Chile ¿para salvar a la iglesia?

bervum


El papa Francisco Chile llegó a Chile con una misión diferente: salvar a una iglesia en graves problemas, acorralada por varios escándalos de abusos sexuales en el país que, junto a Uruguay, tiene el porcentaje menor de católicos y mayor de ateos.

"Para mí no será un viaje difícil. Estudié aquí y tengo muchos amigos y conozco bien Chile", trató de minimizar el Papa de camino a Chile para seguir hacia Perú.

La presidenta Michelle Bachelet lo recibió a su llegada al aeropuerto de Santiago de Chile este lunes. Para ella, que está a punto de abandonar el poder, el viaje papal es un espaldarazo de imagen definitivo que puede servir para recuperar su imagen.

"El Papa aceptó venir cuando aún era presidenta ella y antes de que asuma el derechista Nicolás Piñera, con el que no tendrá ninguna reunión. Aún así, el Papa y Bachelet tienen diferencias, en especial la reciente aprobación de la despenalización del aborto", expresó el periodista Carlos Cue.

La crisis que vive la iglesia chilena es tan evidente que ni siquiera sus máximos responsables lo niegan. "El Papa va a encontrar una iglesia que está en crisis. Y no niego que parte se debe a una situación concreta que ha vivido estos años la iglesia en Chile, con los casos de abusos. Son casos gravísimos. Pero las crisis son siempre una oportunidad de mejorar", admitía Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago, pocas horas antes de la llegada del Papa.

El asunto de los abusos es uno de los más sensibles de la visita, que tiene otras cuestiones delicadas, en especial el encuentro con los mapuches y el probable apoyo del Papa a la causa de los pueblos originarios de América. 

Ber Vum