El Papa beatificó a la venezolana Madre Carmen

bervum


El Papa Francisco aprobó la beatificación de la Venerable Madre Carmen, quien se convierte en la tercera beata en la historia de la iglesia católica venezolana y la primera de origen caraqueño.

"Es una inmensa alegría para toda la iglesia católica de Venezuela, y muy especialmente, para la Arquidiócesis de Caracas", manifestó el Cardenal Jorge Urosa Savino.

"Más adelante brindaremos detalles del proceso, así como la fecha de la ceremonia de beatificación, la cual se dará a conocer muy pronto a todos los venezolanos. Es un momento de mucha alegría para la Iglesia y para los venezolanos", destacó. 

Camino

En 1995 inició la fase diocesana de la causa de beatificación y canonización de la Madre Carmen. Luego de las plenarias de teólogos y cardenales, el Sumo Pontífice firmó el decreto de Venerabilidad en el año 2013.

Al año siguiente se constituyó en Caracas el tribunal eclesiástico que estudió el presunto milagro atribuido a la Madre Carmen, al devolverle la movilidad a un brazo de la médico cirujana Trinete Durán.

En 2015 se inició la fase romana cumpliéndose todos los requerimientos canónicos, tales como la junta médica y las sesiones de teólogos y cardenales, quienes atribuyeron a causas inexplicables a la ciencia la curación del brazo de Durán.

En el año 1995 el Papa Juan Pablo II decretó la beatificación de la Madre María de San José y en 2008 el Papa Benedicto XVI decretó la beatificación de la Madre Candelaria. 

El milagro

La sanación del brazo Trinette Durán de Branger experimentó en carne propia el milagro que lleva a los altares a la Madre Carmen Rendiles.

Es médica cirujana y durante muchos años ejerció su profesión en el hospital Miguel Pérez Carreño de Caracas.

El 20 de mayo de 2003 mientras realizaba una operación a un paciente de tumor de colon como cirujana principal, recibió una fuerte descarga eléctrica en el brazo derecho que quemó su guante y los dedos índice y pulgar a causa de un cable sin protección.Afortunadamente, Trinette y el paciente quedaron con vida.

Sin embargo, la doctora Durán de Branger quedó sufriendo en su brazo derecho, a tal punto que se consultó con más de veinte médicos que no lograban calmar los insoportables dolores.

Para el 18 de julio de 2003, tenía programado operarse el brazo, incluso, con el riesgo de perderlo. Ese día pasó temprano por el Colegio Belén de las Siervas de Jesús, en Caracas.

Allí habló con Sor María San Luis, hermana de sangre de la Madre Carmen Rendiles. La religiosa le dijo que "Madre Carmen la curaría de su dolencia". 

Ber Vum