El líder de Irán acusa a los enemigos del país por instigar las protestas

bervum


El líder supremo iraní, Ali Jamenei, aseguró este martes que las protestas desarrolladas en el país se dieron porque los adversarios de Irán se han unido para generar problemas.

"Los enemigos de Irán han usado distintas herramientas como dinero, armas, política y aparatos de inteligencia para crear disturbios en la República Islámica", ha manifestado el líder.

Desde el pasado jueves iraníes salieron a las calles a protestar de forma violenta contra el Gobierno. La crisis se agravó a inicio de semana con nuevas manifestaciones y la confirmación de que otras nueve personas (seis manifestantes, un niño de 11 años, un policía y un guardián de la revolución) se sumaban al balance de víctimas mortales, que ronda la veintena.

En ese sentido, Jamenei expresó que los enemigos "siempre están buscando una oportunidad para golpear a la nación iraní, con el fin de infiltrarse en el país". Al tiempo expresó su confianza en el pueblo que "con sacrificio y valentía frustrará sus complots".

 El portavoz del Gobierno de Irán, Mohamad Baqer Nobajt, destacó que se reconoce el derecho de los ciudadanos a protestar, pero la Constitución separa lo que es una manifestación de la sedición.

En una declaración a la prensa, el portavoz gubernamental iraní señaló que cada protesta debe llevarse en el marco de la Carta Magna y la Carta de Derechos de los Ciudadanos, "sin alterar la seguridad pública".

Por su parte, el presidente del país, Hasan Rohaní, trató de enviar el lunes un mensaje de unidad en un momento de extrema tensión.

Ber Vum