¿Cómo han sido los 100 días del Gobierno de Lenín Moreno?

bervum


El diálogo con la oposición y el distanciamiento con las políticas de la revolución ciudadana han marcan los primeros 100 días de Gobierno del presidente ecuatoriano Lenín Moreno.

El jefe de Estado ha conversado con casi todas las agrupaciones opositoras, a excepción del Movimiento Creando Oportunidades (CREO), que lidera el derechista Guillermo Lasso, quien, sin embargo, si fue invitado a la posesión de Moreno.

Su política de diálogo ha llevado a Moreno a retomar el contacto gubernamental con la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), organización a la que además le devolvió su sede, contrariando el accionar de su antecesor el expresidente Rafael Correa.

Además, Moreno no ha dudado en calificar como "crítica" la situación financiera que heredó de Correa o fustigarlo por la "deficiente" repotenciación de la refinería de Esmeraldas, entre otros asuntos espinosos del debate nacional.

En este sentido, la profesora ecuatoriana e investigadora de FLACSO Ecuador, Isabel Ramos, expresó "en estos días se ha cedido la administración del dinero electrónico, una iniciativa crucial del anterior gobierno, de forma exclusiva a la banca comercial, a la banca privada, a los grandes intereses del capital financiero"  

Además destaca además el impasse mantenido con el vicepresidente Jorge Glas, quien también fue mano derecha de Correa.

"Vivimos una persecución política de sectores opuestos a la revolución ciudadana aunque estén a lo interior del gobierno, eso es lo que le hacen a Glas, porque Glas representa un obstáculo para la sonada neoliberal que da el país en este momento con Lenin Moreno, Glas es la piedra de tranca para la concreción inmediata de políticas neoliberales que ya están en carpeta", agregó Ramos.

Ber Vum