Cataluña sigue sin presidente

bervum


Cataluña continúa con los "tiempos congelados" para la investidura de un nuevo presidente y de esta manera evitar la repetición electoral, así lo confirmaron abogados del Parlamento, tras el aplazamiento del pleno previsto para investir a Carles Puigdemont.

La sesión de investidura debió celebrarse antes del 31 de enero y, si resultaba fallido, se abría un plazo de dos meses para escoger jefe de gobierno antes de repetir los comicios parlamentarios.

Sin embargo, la sesión fue aplazada el 30 de enero por el presidente del Parlament , Roger Torrent, a la espera de la decisión del Tribunal Constitucional sobre un recurso del gobierno español para impugnar una investidura de Puigdemont.

"Mientras no recaiga una decisión sobre la admisión de la impugnación presentada por el gobierno, se puede considerar suspendido el plazo de diez días para la presentación del pleno", indicaron los abogados del Parlamento en un informe.

La cuenta atrás se reanudaría una vez se pronuncie el Tribunal Constitucional, que todavía no tienen una fecha prevista, o si el presidente del parlamento catalán decide celebrar un pleno para comunicar que la investidura no es posible.

Mientras tanto, los partidos independentistas negocian una fórmula para formar gobierno y toma fuerza la idea de una investidura simbólica de Puigdemont combinada con un gobierno real en Cataluña liderado por una persona de su confianza. 

Ber Vum