Bruselas y Londres pactan condiciones del Brexit

bervum


Bruselas y Londres han cerrado esta mañana, al alba, un acuerdo histórico sobre las condiciones de su divorcio, la primera salida de la Unión Europea en más de 60 años.

En una negociación al más alto nivel entre Jean-Claude Juncker, el jefe de la Comisión Europea, y la primera ministra británica, Theresa May, el Gobierno británico se ha comprometido a pagar la factura del Brexit, por un importe de entre 40.000 y 45.000 millones de euros, y ha garantizado los derechos de los ciudadanos europeos que viven en Reino Unido.

Y lo más importante: la Unión y el Reino Unido han alcanzado un pacto sobre la frontera con Irlanda, el capítulo más delicado: "No habrá frontera dura entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte", se ha congratulado May.

Este acuerdo, sellado con champan, permite avanzar políticamente y dejar los detalles más complejos para la siguiente fase de la negociación. "Hemos hecho grandes esfuerzos en ambos lados y el acuerdo permite empezar a negociar la futura relación", ha dicho May en una rueda de prensa conjunta con Juncker.

"Recomendamos al Consejo Europeo que acepte que hay progresos suficientes en la negociación para pasar a la siguiente fase", ha dicho Juncker, "aunque queda mucho por hacer".

Como prueba de que en la cuestión de la frontera queda todo por hacer, el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, ha asegurado que en la siguiente etapa de discusión "habrá un capítulo específico sobre Irlanda".

Al respecto, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, asegura hoy que el acuerdo de Londres y Bruselas sobre el Brexit cumple con todas las demandas planteadas por su Gobierno.

Irlanda del Norte consigue así, por el momento, seguir en la unión aduanera y en el mercado interior.

Ber Vum